Cómo pasar + TIEMPO de disfrute con tus hijos

Antes de empezar este artículo, quiero contarte que soy madre que emprende mientras trabaja y que ayudo a madres trabajadoras que quieren lograr grandes cosas como profesionales a tener también el tiempo que necesitan para estar ellas bien y disfrutar de lindos momentos con sus familias sin sentirse mal o culpables.

Y  dentro de ahí juegan un papel muy importante los hijos. 

Por supuesto cada familia es distinta y circunstancias también, con que solo cojas alguna recomendación de las que te describo aquí, ya sentirás mejoría.

Por supuesto no soy una madre perfecta, lo reconozco y me seguiré equivocando, porque soy persona, soy humana.

Me gustaría que cogieras estas herramientas de forma humilde y sobre todo, con mucho cariño.

¿Tus hijos te reclaman más tiempo porque trabajas demasiado o porque cuando estás con ellos es como si no estuvieras?

Hubo una noticia hace unos días que se titulaba así:

El 70{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} de los padres reclama poder estar más tiempo con sus hijos.

Decía la noticia:

“Los niños piden más atención de sus padres, que dejen a un lado el móvil y jueguen con ellos en casa. Esta ha sido la petición más repetida por los pequeños en las cartas que han escrito a la comisión nacional para la racionalización de horarios. Se trataba de averiguar qué demandaban a sus familias y el resultado ha sido un duro tirón de orejas a los progenitores por pasar demasiado tiempo al teléfono”.

¿Somos tan dependientes de nuestro trabajo que se nos hace imposible desconectarnos cuando ya estamos inmersos en nuestra vida personal?

¿Ó estamos tan cansados al llegar a casa que lo único que nos alivia es hacer scroll por las RRSS sin ningún objetivo en concreto?

Las 3 recomendaciones que más repiten los piscólogos especialistas en la materia son:

  • Practica la escucha activa con ellos para saber qué es lo que les gusta y qué es lo que les gustaría compartir contigo. También puedes preguntarles directamente.

  • Crea un hábito donde ellos sepan que siempre estarás ahí de forma presente y activa en esos momentos, por ejemplo al leerles un cuento por la noche, hasta se lo puedes escenificar y/o bailar. 

También, si te lo puedes permitir, que sea al desayunar antes de que cada miembro familiar se vaya a sus qué haceres diarios.

Si son esos 10 minutos de calidad que tienes al día, que sean de verdadera calma y disfrute con ellos, y no mientras ves el móvil, hablas por teléfono o ves la tele. 

  • Comparte con ellos tareas que tengas que hacer para que te ayuden. Tengo una hija de 2,5 años y le encanta fregar conmigo, preparar postres manchándose y ayudándome, poner la mesa, ir a comprar, etc.

Ahora vienen consejos diferentes que surgen de la propia experiencia y de otras mujeres a las que he ayudado:

  • No dejes que otras personas o padres te critiquen. Haz lo que sientas en cada momento y sobre todo, disfruta con ellos, aunque a veces haya que pasar por un baño de paciencia. 

Hay noches en las que acuesto a mi hija y me digo a mi misma, ¡por fin! Porque ser madre es muy gratificante, y también muy cansado.

Es por ello que me gusta tener estas herramientas y otras emocionales para que el camino de ser madre, aunque cansado, sea enriquecedor para ellos, mis hijos, para mi familia en conjunto y para mí misma.

  • ¿Te falta tiempo para estar con ellos porque trabajas demasiadas horas? 

¿Cómo podrías reducir estas horas?

Si es para ti una necesidad urgente la de tener más tiempo para ti y tu familia sin frenar tu carrera profesional, reinventa la forma de hacer las cosas, ¿porqué no? Tienes mucho que ganar y poco que perder.

Aquí te dejo el post donde hablaba de “Cómo ser más libre, incluso trabajando para otro”.

  • Un hábito también muy especial es que les cuentes historias reales en forma de cuentos de ellos mismos y de tú como madre o de tu familia.

  • Cuando estés con ellos y tengas cosas pendientes por hacer en tu mente que no te dejan pensar en otra cosa, pregúntate:

¿Es todo lo que tienes que hacer de verdad una obligación y hay que hacerlo ya? 

Aquí te dejo el post donde hablaba de “Cómo hacer con ganas y no por obligación”.

  • Introduce los planes con tus hijos dentro de tu Agenda, así será más fácil bloquear estos momentos para ellos. 

Ponte como hábito no cambiarlos por nada que no sea de vida o muerte.

  • Haz cosas físicas con ellos que te impida estar pensando o haciendo otra cosa que no sea estar activamente con ellos, por ejemplo: dibujar, bailar, hacer puzzles, jugar físicamente con ellos, etc.

  • Cuando estoy cansada o quejica por un cúmulo de cosas o preocupaciones que tengo, hay algo que siempre me da resultados: vivir lento con mi hija.

Aquí te dejo el enlace al artículo donde hablaba de “Cómo conseguir vivir más lento”. 

Y más concretamente, cuando abrazo y beso a mi hija pienso que esto no estará para siempre, nada es para siempre y que más vale que lo disfrute estando totalmente presente con ella y consciente.

De esto último me he ido dando más cuenta cuando han ido desapareciendo personas realmente importantes de mi vida.

Estos días estoy pasándolos en una casita que era de mi abuela y con la que siempre veraneábamos toda la familia. Ahora mismo estoy escribiendo estas letras en el salón donde siempre me decía frases como: “hoy es domingo, no se trabaja” o “vais a ir a la playa?, hoy hace bueno” o “cómo come la niña, le gusta, ¿eh?”.

La noto más cercana que núnca, este lugar me da paz, me da tranquilidad. Me hace que los recuerdos se conviertan en tiempo de verdadera calma y disfrute, en tiempo de calidad.

Por eso, de las personas que sí tengo a mi alrededor y me importan las abrazo sabiendo que todo no es para siempre, y que por eso todo es tan especial.

Vivimos rodeados de abundancia, solamente tenemos que mirar con otros ojos la misma realidad.

Puedes escribirme a inma@inmagil.es para plantearme dudas o sugerencias.

Puedes también agendar una sesión gratuita de 45 minutos aquí.

Cuídate mucho, nos vemos en el próximo podcast para que encontrar tiempo para ti y para todo lo que te importa sea fácil.

Un abrazo

Inma

Cómo hacer con GANAS y no por obligación

Aquí podrás ver este artículo grabado en Youtube.

¿Haces muy a menudo las cosas por obligación o porque disfrutas con ellas?

Cuando estamos continuamente pensando “tengo que hacer esto pero no tengo ningunas ganas, pero claro es mi obligación, porque si no lo hago, tendré estas consecuencias..”.

Todos estos pensamientos, minan nuestra energía y, por supuesto, nuestro tiempo de calidad.

Mi objetivo con lo que hago es que te llegues a preguntar: ¿porqué busco tiempo para mí si todo el tiempo que tengo es mío?

Lo único que hay que cambiar es la sensación que te crea el no estar haciendo cosas que son realmente para ti así como la forma de hacerlas, el entorno y el momento de hacerlas.

Lo que es esencial que sepas es que la motivación, fuerza de voluntad o ganas por hacer algo te podrán venir más fácilmente cuando aquello que estés haciendo esté ligado a algo superior a ese algo que haces. 

Y ese algo que te has marcado es una meta a final de año o el objetivo del rol que quieres cumplir: mujer, madre, profesional, hija, tía o los que tu seas en tu vida. 

Cuanto más presente tengas esa meta, más fácil te será llevar a cabo aquello que tienes que hacer para conseguirla.

Parece sencillo y lo es, vamos manos a la obra.

LAS BASES PARA HACER CON GANAS

  • No soy una ilusionista ni creo en los mundos de Yupi: 

Sé que en la vida normal de las personas no les gusta todo lo que hacen. Pero ese es nuestro estado en piloto automático, ¿y si le diéramos la vuelta?, ¿porqué no nos podemos marcar disfrutar con aquello que hacemos? No estoy afirmando que las cosas te tengan que buscar por obligación, sino que busques una forma para disfrutar con ellas, en el caso haya que hacerlas sí o sí. 

Ejemplos que me ocurren tanto en tu vida personal como en tu vida profesional:

      • Ejemplo doméstico: Si después de cenar no me apetece nada fregar los platos, lo dejo para el día siguiente. Cuando me levante más fresca al día siguiente y me ponga música mañanera, seguro que disfruto más el momento que la noche anterior que tenía que hacerlo sin ganas. 

No seas tan autoexigente, si tu energía no la sientes así, de tenerlo siempre todo perfecto, porque si no, no disfrutaremos con lo que hacemos y acabaremos frustrados, siempre pensando en el después, etc.

      • Ejemplo profesional: En el trabajo, no dejes lo que más te cuesta hacer para el final del día, porque sino, es obvio que te pillará cansada, baja de energía y procrastinándolo otra vez para el día siguiente.

Prueba a hacerlo cuando más energías tengas. Es por ello que debes conocer tu ritmo productivo (ver artículo aquí) y el balance de tu energía al cabo del día.

Y cuando hayas terminado con aquello que te cuesta hacer o con tus Proyectos y tareas que tienes que sacar adelante tú sin la colaboración de otra persona, entonces ya puedes dejar espacio para las reuniones, consultas, etc, pero no antes.

      • Ejemplo como madre: llevas un día de mucho cansancio y por la tarde no te apetece nada salir de casa porque el anterior día estuviste toda la tarde fuera de compras, con clases extraescolares de los niños, etc… 

Sin embargo, sabes que los peques necesitan salir de casa después de la siesta para jugar, airearse, ver mundo…

Lo que puedes hacer es organizar una tarde de experiencias en casa: pintar, inventarse un baile, cocinar un postre  o hacer manualidades. 

La proactividad en casa mejora la calidad del tiempo en ella. 

Lo peor que podrías hacer es salir por obligación cuando tu mal humor va a ir en aumento y toda la familia lo va a acusar.

  • Cambia tus palabras y cambiarás tus ganas de hacerlo: 

Si cambias estas palabras “tengo que levantarme pronto”, “tengo que cuidar de los niños”, “tengo que ir al trabajo”, “tengo que limpiar la casa”, “tengo que cocinar”… por frases internas como “quiero hacer … esto”, tus ganas mejorarán, ¡pruébalo!

  • Salir de nuestra zona de confort, también con ganas: 

Por supuesto que quedarán cosas que te costará hacer más que otras, como por ejemplo esos esfuerzos que nos pedimos nosotros mismos para salir de nuestra zona de confort y superar retos y objetivos que nos proponemos.

Y estos retos y objetivos deben hacernos sentir que son más grandes que nosotros incluso.

No lo hagas obligada, hazlo con ganas y disfrutando del camino, y no sólo del resultado. 

Aunque sea salir a hablar en público frente a 30 personas y las piernas te tiemblen, hazlo con ganas y la práctica te llevará a disfrutar del momento.

  • No seas conformista con aquello que no te gusta:

Hay muchísimas circunstancias que se pueden cambiar, tanto en tu vida personal como en tu vida profesional. 

Los límites te los pones tu.

  • Si lo que no te gusta es algo que haces diariamente y se repite día tras día, por ejemplo, tu trabajo, ahí hay que sembrar los cimientos para poder cambiarlo, por lo menos en un medio plazo.

Te remito aquí al artículo que escribí sobre “cómo ser más libre incluso trabajando para otro”.

Si algo no te gusta de continuo, cámbialo. Si no, tendrás que aceptarlo, por ejemplo, el comportamiento de un familiar tuyo.

Pero recuerda, el primer paso para hacer que algo no te guste día a día te acabe gustando es cambiarlo.

LOS 3 PASOS PARA HACER CON GANAS Y NO POR OBLIGACIÓN

Aquí te quiero enseñar un sistema formado por 3 pasos para que, a la hora de hacer algo, puedas sembrar las condiciones con el que ese algo disfrutes o, como mínimo, no lo hagas con desgana.

Pondremos un mismo ejemplo que nos seguirá en cada paso: imagina que te han mandado realizar en el trabajo un Informe a las 16:00h que debes entregar al día siguiente a las 10:00h y del que no tienes nada de motivación para hacerlo:

1.- Analiza si aquello que vas a hacer es imprescindible hacerlo ahora o puede esperar a cuando tengas más ganas.

En este paso de nuestro ejemplo, sería analizar si lo puedes hacer en otro momento.

La respuesta es que no porque te lo han pedido para mañana a las 10:00h, y nos situamos que son las 16:00h del día anterior.

Aunque lo que sí puedes hacer, es lo que menos energía te va a requerir por la tarde, es decir, buscar información, estructurarla, para al día siguiente de 8 a 10h poder redactar el Informe ya con mucha mejor energía mañanera con el adelanto de la búsqueda de información que hiciste el día anterior.

2.- Si es imprescindible que lo hagas ya, ¿qué entorno y condiciones podrías sumarle mientras lo haces que lo hiciera más llevadero?

En nuestro ejemplo, estas son las opciones que se me ocurren, aunque por supuesto, esto es puro ingenio, ¡pon tu ingenio e imaginación a trabajar!:

  • Merendar algo rico
  • Ponerte música relajante o motivadora, dependiendo cómo te sientas.
  • Prever darte un premio cuando lo entregues / termines: comprarte esa prenda de ropa que hace días has visto, regalarle una cena en un rico restaurante a tu pareja y disfrutar de un ratito juntos… o un buen dulce que hace tiempo que no tomas.

3.- Si te es posible, haz la tarea por pasos y tratando de buscar el lado bueno de cada paso.

Aquí te quiero remitir al concepto de vivir lento del artículo de la semana pasada.

Cuando te ciñes a observar cada paso que estás dando sin obsesionarte por los pasos posteriores, el camino es mucho más llevadero.

Puedes escribirme a inma@inmagil.es para plantearme dudas acerca de cómo hacer con ganas y no por obligación, por si te quedara alguna duda.

Puedes también agendar una sesión gratuita de 45 minutos aquí.

Si te ha servido este podcast, puedes compartirlo para que pueda ayudar a más mujeres aquí.

Cuídate mucho, nos vemos en el próximo podcast para que encontrar tiempo para ti sea fácil.

Un abrazo

Inma

Cómo vivir más lento para conseguir TIEMPO para ti

Aquí podrás ver este artículo en la versión de podcast en Youtube.

¿Te paras cada día a revisar qué haces, dices, piensas o sientes?

¿Crees que vivir lento es para los no eficientes o para los que no quieren conseguir resultados rápidos?

¿De verdad estás avanzando hacia tu Norte verdadero, hacia aquello que quieres lograr?

¿QUÉ ES VIVIR LENTO?

Vivir lento es hacer las cosas momento a momento, paso a paso sin pensar continuamente en terminarlas y sin pensar en el futuro y pasado continuamente, solo cuando tu lo elijas (en momentos de revisión del día o de la semana). 

Vivir lento también es hacer las cosas poco a poco sin esperar resultados a corto plazo, sino todo lo contrario, hacer para tener grandes resultados a medio y largo plazo, que son los más duraderos y efectivos. 

Vivir lento también es hacer las cosas con cariño, cocinar un plato nuevo con sumo cuidado y disfrutando de cada detalle al prepararlo, arreglar tu casa con cariño porque es el templo donde vives, abrazar a una persona querida con sentimiento y el mayor de los amores, hablar con tu compañero del trabajo prestándole 100{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} atención única a él sin pensar en nadie más.

Vivir lento es pensar que tienes todo el tiempo del mundo para el resto de las cosas, es por ello que no piensas en todo momento después de esto haré A, y después B, y después C… y cuando te das cuenta te has perdido la sonrisa de tu hij@ por primera vez al ver una mariposa.

Vivir lento no es ser “happy flower” sin preocuparte por el futuro y sin hacer caso de los aprendizajes que nos ha dado el pasado.

Todo lo contrario, vivir lento te permite reservar un ratito al día para reflexionar hacia lo que podrías mejorar del pasado y hacia tu organización hacia tu futuro, pero solo cuando tu eliges el momento concreto para ello, y no cuando a tu mente le apetece pensar en el pasado o futuro frustrándote, preocupándote o mientras estás haciendo algo más importante, como por ejemplo, escribir una carta que te llevará a conseguir el siguiente Proyecto importante en tu empresa o a escribir ese email a tu jefe sobre algo que has averiguado del último encargo del cliente más importante que tenéis en la empresa para la que trabajas, o sin importunarte al estar disfrutando de un gran baño en la playa con tu hij@.

VIVIR LENTO NO ES SER IMPRODUCTIVO

Lejos de lo que pueda parecer, vivir lento es un estilo de vida para vivir en calma, con tranquilidad consiguiendo resultados haciendo conscientemente con lógica y dentro del concepto de Pareto 20/80, que lo que significa es hacer poco para conseguir mucho, en otro podcast hablaremos de esta Ley pero quedaros con esta definición, con el 20{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} de todo lo que haces obtienes el 80{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} de tus resultados, es decir, la mayoría de tus resultados vienen de una poquita cantidad de cosas que haces.

Cuando la mente está tranquila, percibe mayor claridad ante los problemas, ante los sofocones de no encontrar tiempo para ti, ante el estrés que te creas tu misma o te puedan crear los demás.

El concepto de vivir lento no tiene porque significar conseguir resultados lentamente, sino que va más allá.

Cuando vives lento no haces por hacer, sino que haces sabiendo las consecuencias. Te permite pensártelo todo dos veces para no equivocarte tanto.

No quiere decir que cuando vivo lento no llego a mis citas programadas, por supuesto que llego, pero ahora, mucho más tranquila y en calma.

Aún yendo con prisas en la propia acción, por ejemplo, de hacer la cama, vivo lento… pensando únicamente en la acción que estoy haciendo en ese preciso momento.

BENEFICIOS DE VIVIR LENTO

  • Disfrutas del momento sin despistarte ni frustrarte por el futuro, miedo a lo que pueda pasar, ni el pasado, sintiéndote culpable por lo que ha pasado o has dicho, o con rencor hacia otras personas.
  • Vives tu vida de forma mucho más transformadora y profunda.
  • Te conoces como mujer, madre, trabajadora y los demás roles que puedas desempeñar. Vivir lento te da tiempo para saber en qué eres buena, para saber dónde están tus debilidades, porque respondes a algo de una determinada forma, porque te alegra o te enfurece un determinado comportamiento. Y eso te da respuestas para construir el camino hacia tu Norte verdadero.
  • Te permite vivir sin estrés, sin prisas el 100{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} del día. Te da una calma que pocas cosas te la pueden dar de la misma forma.
  • Te das cuenta de la cantidad de cosas que tienes para disfrutar, dejando aparcado el que continuamente nos digamos “me falta más de eso para ser feliz”, “cuando tenga aquello seré feliz”. Si no eres feliz con lo que tienes, con lo que te falta, difícilmente lo serás.
  • Mejoras las relaciones contigo misma primero (ya que tus pensamientos van más lentos, haces Stop a cosas que te dañan en tu mente y construyes tus pensamientos para que te acompañen, no para que te destruyan), y después también mejoras las relaciones con los demás. La atención que muestras 100{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} hacia los demás al hablar y el cariño que le pones al vivir lento, lo hace todo más fácil. 
  • Vivir lento también te permite no hacer las cosas por hacer todo el tiempo, todo tiene un orden por una determinada razón: por ejemplo, ¿cuándo haces aquello que es importante para ti? ¿cuando tienes poca energía, al final del día? Tu eliges cuando haces cada cosa porque conoces tu ritmo productivo. Accede al artículo donde hablo de tu ritmo productivo aquí.
  • Vivir lento te permite no hacer las cosas forzadamente todo el tiempo, disfrutas con los momentos de vivir lento, y no siempre en la rueda de “tengo que…” sino en la rueda de “quiero hacer…”.

LOS 3 PASOS PARA PONER EN PRÁCTICA EL VIVIR LENTO

1.- Primero vives lento momento a momento en forma de hábito que implantas poco a poco, el primer día vives lento 15 min, el segundo 20… lo vas ampliando progresivamente. 

No pretendas vivir lento todo un día entero (sobre todo al principio si estás acostumbrada hasta ahora a ir en piloto automático).

Por ejemplo, cuando te levantes, fíjate en cada detalle, qué escuchas, cómo está tu cuerpo, tu energía… camina como si lo que pisaras fueran piedras grandes con las que tienes que ir lentamente andando, te preparas el desayuno con cariño y amor e inicia tu nuevo día en calma.

2.- A medida que vas desarrollando este hábito, fíjate en aquellas cosas, que mejor resultado te dan.

Tanto en tu vida personal como en tu vida profesional.

Por ejemplo, desde que me planteo arreglar mi casa de forma diaria, dedicándole una hora al día de lunes a viernes, me puedo pasar el fin de semana sin preocuparme por tareas domésticas del hogar.

Otro ejemplo, desde que conozco cuando tengo más energía, hago lo que más concentración me requiere a primerísima hora del día. Es cuando estoy más inspirada y despejada. Además, en ese momento, todos los miembros de la familia duermen y puedo estar concentrada únicamente en escribir.

Dale un orden a tu día para que tus energías vayan acorde a cada acción que hagas.

Tus acciones van en paralelo a tus energías, a tus momentos que te permitan hacer una u otra cosa. No tomes acción de forma forzada, sino con cariño hacia aquello que haces, con ganas.

Otro beneficio de vivir lento es que, aplicándolo, te permite encontrar esa cantidad de pequeñas acciones que te hacen conseguir grandes resultados hacia tu Norte verdadero, es decir, lo que se llama la Ley de Pareto 20/80.

Pero sólo conseguirás eliminar aquellas acciones que no te llevan a ninguna parte cuando vivas lento y puedas reflexionar sobre ello, sin distracciones, sin desenfoque.

3.- Y después de haber sembrado el paso 1 y 2, habrás encontrado en tu día ordenado tiempo para ti. Es directamente proporcional.

Cuando le das calma a tu cuerpo, energía y mente, todo ello repercute en tener tiempo para ti, en sacar esos minutos para mimarte, para cuidarte haciéndote una gran cena con cariño.

Sabrás pedir con cariño una hora para ti y sabrás los beneficios de levantarte 15 minutos antes y dedicárselos a esa lectura que te enseñará los pasos para hacer algo que te encienda la chispa de tu vida.

Puedes escribirme a inma@inmagil.es para plantearme dudas acerca de cómo vivir lento por si te quedara alguna duda.

Puedes, también agendar una sesión gratuita aquí.

Si te ha servido este podcast, puedes compartirlo para que pueda ayudar a más mujeres aquí.

Cuídate mucho, nos vemos en el próximo podcast para que encontrar tiempo para ti sea fácil.

Un abrazo

Inma

Fórmula 3x3x3 para mantener el Foco para sentirte bien y aumentar tu AUTOESTIMA

Aquí tienes la versión en podcast grabado en Youtube de este artículo.

¿Terminas aquello tan importante para ti que tienes en mente?

¿Consigues empezar algo que es para ti?

¿Atiendes lo de los demás primero y dejas para lo último o para nunca lo tuyo?

Cuando no cumplimos con nuestras necesidades o cuando se quedan para el final del día, que es cuando estás más cansada, nuestra autoestima, amor propio, compromiso con nosotros mismos baja, no nos creemos lo suficientemente importantes simplemente porque no hemos priorizado lo nuestro primero, no hemos mantenido el foco en lo que queremos conseguir para nosotras y eso día a día hace mella.

Y es que una de las cosas en la que coinciden la mayoría de asesores en productividad, y también Miquel Nadal y David Carulla de Neuroproductividad en la entrevista que les realicé y que puedes ver aquí, es que el foco es una de las habilidades que más nos cuesta mantener, pero que a la vez nos puede traer los mejores resultados hacia lo que deseamos.

¿QUÉ ES TENER FOCO?

Tener foco es simplificar hacia una única cosa, hacia una única prioridad.

No se tiene foco de la noche a la mañana, esto es una carrera de fondo donde la SALIDA es la eliminación de todas aquellas cosas, Proyectos, Tareas que te desvían de lo que quieres conseguir a largo plazo. Y donde la META es esa única cosa en la que te centras: TÚ.

Mantener el foco también se puede tratar como un hábito, acostúmbrate a tener una especie de radar cada vez que te propongan algo nuevo, o te interrumpan, analízalo y dí no si no es el momento y te descentra de tu foco.

A veces no es fácil, lo sé, yo misma he caído en la tentación miles y miles de veces, porque te confundes, y crees que lo que te están ofreciendo mantiene tu foco, pero al final del camino descubres que no, es por ello que vale la pena pararse unos segundos y pensarlo, ¿es este el momento para hacer lo que me proponen o puedo posponerlo?

Hace dos meses trabajaba para la Ingeniería, para una empresa organizándola, aparte tenía un programa de radio, organizaba mis eventos y por supuesto sacaba adelante mi negocio Inma Gil Transformadora del Tiempo. Aparte de todo esto, también estaba mi familia y mi niña de 2 años que reclamaban tiempo.

Decidí por voluntad propia alejarme de una de las empresas para las que ofrecía mis servicios profesionales, dejé apartada la radio, dí por terminado el último de los eventos y me centré en Inma Gil Transformadora del Tiempo.

Después de aquello siento muchísima más calma y concentración hacia lo que verdaderamente quiero, me siento incluso más creativa y original en los contenidos que creo y he contactado con nuevas personas que necesitan de mi ayuda y con lo que disfruto mucho más.

¿PORQUÉ PERDEMOS EL FOCO?

Podemos perder el foco por estas 3 causas:

  1. Nosotros mismos: porque nos enredamos con todo lo que va llegando a nuestras manos sin pensar si eso está alineado con lo que queremos a largo plazo. Quizá nos llega demasiada información al mismo tiempo y somos incapaces de decir no a los inputs que tenemos en nuestro día a día.
  2. Nuestro entorno: nos van a interrumpir, a intentar convencer para hacer una cosa u otra, asistir a algún sitio o que aprendamos algo que les ha ido bien a otros.
  3. Nuestro sistema: si vamos en piloto automático sin crear consciencia si lo que estoy haciendo es importante para mí o urgente para los demás, iremos bailando al son del viento sin tener un viento que elijamos nosotros para nuestro propio rumbo.

LAS BASES PARA MANTENERTE ENFOCADA

Aquí te detallo los pasos para plantar las bases para mantenerte enfocada:

1.- Lista todos los compromisos, cursos, proyectos que tienes en marcha y que requieren de tí tiempo, energía y quizá inversión de dinero.

2.- De todo lo que has listado, pon una columna al lado donde indiques qué consecuencias a largo plazo (más de 1 año) tiene seguir trabajando sobre él, entendiendo como consecuencia a largo plazo un resultado increíble en tu vida.

3.- En las que hayas anotado que no tiene consecuencia a largo plazo seguir trabajando en ellas, empieza a pensar qué pasaría si renunciaras a ello o dejaras de dedicarle tiempo y energía. La escritura te puede seguir ayudando mucho, anota lo que emerja de tu mente y de tu cuerpo para cada uno de los ítems.

Lo ideal es que después de este proceso te quedes con una única cosa en la que centrarte y, si queda una más, que la segunda sea complementaria a la primera.

¿Cómo se hace? Entrenando este hábito como si fuera un músculo de poquito a poquito: 

a) Lo primordial es que tengas una imagen clara en tu mente y en soporte visual también de lo que quieres conseguir y como te quieres ver de aquí a 1 año. Es lo que se llama tu Misión y tu Visión a medio plazo. Lee diariamente tu Misión y tu Visión para que tu subconsciente sepa en qué te enfocas y te acuerdes cada vez que te surja la oportunidad de desenfocarte.

b) No pierdas de vista en qué roles participas en tu vida y qué te gustaría lograr en cada uno de ellos. La escritura sigue ayudando muchísimo, escríbelo.

c) Organiza tus días, tus semanas, meses y trimestres para que aquello que hagas vaya alineado con tu visión y los objetivos que quieres conseguir en cada uno de los roles.

CON ESTOS 3 PASOS SOBRE LA VISUALIZACIÓN Y LOS ROLES ES MAS FACIL SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS DE DESENFOQUE QUE NOS CREAMOS NOSOTROS MISMOS, NUESTRO ENTORNO Y EL SISTEMA QUE UTILIZAMOS.

Por ejemplo, mi prioridad es seguir ayudando a las mujeres que están agotadas por la falta de tiempo para que encuentren su camino hacia una vida sin falta de tiempo, una vida con calma, paz y tranquilidad.

El seguir trabajando como Ingeniera es un Proyecto secundario que ayuda a que mi prioridad crezca más rápidamente.

Pero en mi mente hay una única prioridad profesional que me ayuda a no descentrarme y que, me avisa, cuando me desvío.

Puedes escribirme a inma@inmagil.es para plantearme dudas acerca de cómo conseguir este foco del que te he hablado por si te quedara alguna duda.

Puedes, también agendar una sesión gratuita aquí.

Si te ha servido este podcast, puedes compartirlo para que pueda ayudar a más mujeres aquí.

Cuídate mucho, nos vemos en el próximo podcast para que encontrar tiempo para ti sea fácil.

Un abrazo

Inma

MAMI TRABAJADORA: La mejor ESTRATEGIA para cumplir TUS OBJETIVOS

¡Hola súper mami trabajadora!

Me hace muchísima ilusión centrarme en las necesidades sobre la falta de tiempo que, como yo, están tratando de lidiar día a día súper mamis trabajadoras proativas.

Y para empezar quiero hablarte de la mejor estrategia para cumplir esas tareas y objetivos que te propones a la semana.

¿Cuántos domingos por la tarde te has pasado pensando “tendría que hacer más ejercicio”?

¿Cuántas mañanas te has propuesto terminar ese ejercicio vital para tu autoconocimiento y finalmente siempre se ha quedado sin hacer?

¿Cuántas veces te has propuesto cuidar tu salud tomándote un vasito de agua tibia con limón en ayunas y el hábito ha durado 2 días?

Puedo comprender tu frustración al no cumplir algo que para ti es importante porque he pasado por ahí.

Cada vez que no cumples algo que sabes que te traerá resultados positivos, tratas de justificarte diciéndote a ti misma que es normal porque verdaderamente no tienes tiempo para más.

Estoy de acuerdo contigo en que es normal, porque las circunstancias no te acompañan:

  • Quizá tenías previsto leer 40 páginas del libro aquel que te compraste sobre Inteligencia Emocional el domingo por la tarde pero, tu peque no duerme como siempre la siesta y te ha pedido estar con el pintando y montando el juego de piezas que le regalaron por su cumple.
  • O puede ser que hayas planificado el sábado levantarte una horita antes para ir a correr y un rato de estiramientos en un lugar tranquilo de tu casa pero, la noche ha sido algo intensa porque el bebé no ha dormido como te hubiera gustado.

Estas y muchas otras cosas pasan, semana a semana, más de una vez, y como ya no has podido conseguir aquello que querías conseguir cuando lo habías planificado, lo dejas por imposible hasta el siguiente momento que lo vuelvas a planificar a ver si hay más suerte.

En este artículo quiero mostrarte los 3 pasos que utilizo para cumplir aquellas tareas que son tan importantes para mí, y que no me vale un NO TENGO TIEMPO por respuesta ya que SON TAREAS IRRENUNCIABLES PARA MÍ:

#PASO 1: INCLUIR TUS TAREAS GUAU EN TU AGENDA

Aunque no sean cosas de tu trabajo o no sean tareas relacionadas con tu casa o tu familia, apunta esto que es para ti tan importante en tu Agenda (lo llamaremos LA TAREA GUAU), ¿te acuerdas del cuento de las piedras grandes? Te aconsejo que lo revises aquí. 

Si no pones primero las piedras grandes dentro de tu Agenda, ya no te quedará espacio entre todas las demás piedras más pequeñas para incluirlas.

#PASO 2: HACERLE UN HUECO EN OTRO MOMENTO Y PEDIR AYUDA

Si, como en los ejemplos que te he mencionado antes, te ha resultado imposible hacer LA TAREA GUAU cuando lo habías planificado en tu Agenda. Es aquí donde te animo a que hagas esto que se te ha quedado en el tintero en otros momentos libres que tengas durante el resto del día o de la semana, aunque no sea precisamente el momento que habías planificado en tu Agenda.

Por cierto, de la Agenda no desaparece la TAREA GUAU hasta que esté completa o la hayas conseguido delegar, si fuera el caso.

Hoy, por ejemplo, estoy escribiendo este post después de darle un baño a mi niña de dos años y  mientras mi marido le da de cenar. No he podido en todo este domingo sentarme en otro momento a escribir, pero me he prometido que no me voy a dormir sin haberlo terminado.

Cuando ya estoy terminando de escribir este artículo, mi niña se ha puesto después de cenar, a mi lado a dibujar.

Después de un ratito dibujando con ella, le he pedido a su papi que dibuje un poquito con ella para que yo pueda terminar este post. Aunque no me he movido de al lado de ellos, porque me gusta compartir este momento con ellos.

Es importante que sepamos pedir espacios de tiempo para nosotras.

#PASO 3: COMPROMÉTETE CON ALGUIEN CADA SEMANA

Este paso te puede dar buenísimos resultados. Se trata de comprometerte con una o varias personas a que realizarás la TAREA GUAU en un tiempo determinado y rendir cuentas con ellos al finalizar este plazo.

Por ejemplo, a través de un grupo de Facebook en el que trabajo los hábitos conseguimos los lunes hacer una lista de nuestros objetivos personales y profesionales para la semana que empieza; y los sábados contamos qué hemos conseguido terminar y que no.

Es una forma de rendir cuentas, responder vas a tener que responder y parece que el ser humano, por naturaleza, no quiere quedar mal frente a otras personas con las que se ha comprometido en terminar algo.

El grupo de Facebook que te he mencionado es una de las varias alternativas para crear este compromiso, aunque pueden haber estas otras:

  • Grupo de Whatsup formado por personas proactivas en donde solamente se hable los lunes para plantear los objetivos de cada participante y los sábados de qué logros han conseguido en los objetivos marcados por cada uno de los participantes el lunes de esa misma semana.
  • A través del correo electrónico. Se trataría de que escribieras un email el lunes contando tus objetivos de la semana a una persona de tu confianza y con la que te importe rendir cuentas el sábado de esa misma semana contándole a través de otro email cómo te ha ido y en qué porcentaje has cumplido TUS TAREAS GUAU u objetivos de esa semana.
  • A través de encuentros presenciales con personas con las que vivas o tomándote un café con un amigo cercano al que te importe rendirle cuentas. Sería quedar para tomar un café o para hacer un Skype cada lunes y cada sábado de cada semana. 

Este Paso 3 puede tratarse incluso como una Mastermind. Este concepto es relativamente nuevo en el mundo de habla hispana, sin embargo este término fue acuñado hace más de 80 años por Napoleon Hill en su libro “Think and growth rich” (1937).

Una Mastermind es un grupo de personas que se reúnen física o virtualmente con el objetivo que cada uno de los participantes alcancen sus metas laborales o personales aportando su experiencia al grupo.

El período que planteo es la semana porque es una medida temporal lo suficientemente amplia para ver a vista de vuelo si estás consiguiendo ese objetivo mayor que te puedas haber planteado al trimestre, por ejemplo, y lo suficientemente corto como para medir, corregir y volver a plantear si algo ha fallado.

Mi mayor consejo que te puedo dar es:

Haz tu TAREA GUAU cuando puedas, y cuando no, no te fustigues por ello ni te sientas culpable, si verdaderamente es de suma importancia para ti, encontrarás el momento y siguiendo el Paso 3 te resultará mucho más fácil.

Me encantaría que probaras este método y me contaras en comentarios qué resultados te ha dado. 

Un abrazo fuerte

Inma

Cómo vencer la excusa perfecta para todo: NO TENGO TIEMPO

Silenciar la excusa del “NO TENGO TIEMPO” no es fácil, es muy recurrente e inconscientemente, hace que tu mente se calme porque, es cierto, no tienes tiempo para nada más.

“Hoy no puedo ir a tomar un café, no tengo tiempo”.

“No voy al gimnasio porque no sé cuando ir, no me da la vida”.

“Me encantaría que los días tuvieran más horas”.

“Se me pasan los días, y no consigo hacer lo que realmente me gustaría”.

¿Pasas la mayoría de las semanas con rutinas desgastantes sin que cambien tus resultados hacia aquello que de verdad es importante para ti?.

He entrevistado a expertos en productividad a nivel mundial que afirman que la habilidad que más escasea en este siglo XXI es MANTENER EL FOCO HACIA LO IMPORTANTE.

Accede a la entrevista que realicé a Miquel Nadal y David Carulla, creadores de la neuroproductividad, aquí.

Y te estarás preguntando, ¿y qué es lo importante? Mi trabajo, mi familia… por supuesto, ¿y qué más? 

Soy una fiel defensora del autoconocimiento, es por ello que, a todas las personas que mentorizo que les falta tiempo, les pregunto:

¿Para qué quieres tener más tiempo? 

Esta pregunta es importante hacérselas en diferentes momentos de la semana y responderla con calma, a medida que vamos descubriéndonos y sintiendo que lo que respondemos es cierto.

En algunas ocasiones contactan conmigo diciéndome “ahora mismo no estoy mal”; pero no me gustaría llevar la vida que llevo dentro de 5 años.

Si tu también piensas que trabajar de 10 a 12 horas al día actualmente no te importa, pero, en un corto plazo te gustaría cambiarlo, debes asentar las bases para empezar a construir tu futuro deseable cuanto antes.

Aquí te hablaré de las 2 claves que te ayudarán a crear TIEMPO DE CALIDAD:

#1 LA CURIOSIDAD

LA MAXIMA para CREAR TIEMPO EN TU VIDA es LA CURIOSIDAD:

La curiosidad gana la partida al tiempo.

Tal como lo define el diccionario, la curiosidad es el deseo de saber o averiguar una cosa.

Cuando te conoces y sabes cual es el verdadero motivo de estar en este mundo, condición indispensable para eliminar “no tengo tiempo de tu mente”, entonces sientes una curiosidad por ese motivo que casi, no puedes dejar de pensar en ello, de enfocar tus horas en ello, de trabajar en ello, de informarte de ello, de decir a casi todo que no para quedarte con ello y, es allí, donde la magia ocurre, cuando sacias esa curiosidad y quieres más y más porque, compruebas que con este motivo tu tiempo es pleno.

Lo que trato de decirte es que si no eres curioso con lo que puede haber en tu vida más allá de tus rutinas diarias: casa – trabajo – casa, no podrás encontrar tiempo disponible para hacer nada más.

El estar ocupado no siempre significa avanzar hacia lo que deseas.

Cuando sólo estás ocupado, la vida te lleva a ti, en lugar de llevarla tu a ella, en lugar de liderarla tu a ella.

Cuando consigues liderar tu tiempo, consigues estirarlo, ampliarlo.

¿Y curiosidad hacia qué?

Eso solamente lo puedes descubrir tu, cuando te conozcas y sepas el motivo de estar en este mundo, la curiosidad hacia ese motivo te hará imparable.

La mejor herramienta que te puedo recomendar para activar tu creatividad son LAS PREGUNTAS.

Aquí te dejo algunos ejemplos:

  • ¿De qué te gustaría saber más?
  • ¿Qué es aquello en el que muchas de las personas que te rodean te preguntan cuando tienen alguna duda?
  • ¿Con qué se te pasa el tiempo volando?
  • ¿Cuál es la noticia que te gustaría leer sobre ti en el periódico?
  • ¿Porqué te gustaría ser recordad@?
  • ¿Si el día durara 30 horas, qué harías en esas 6 horas extras?

Lo ideal sería que te hicieras estas preguntas una vez a la semana y fueras registrando tus respuestas para, al cabo de 3 meses, compararlas, ¿han cambiado? ¿sientes que has avanzado?

En lo que te enfocas se expande, si te enfocas en que no tienes tiempo, no tendrás tiempo nunca, sin embargo, si mantienes el foco en que SÍ encontrarás tiempo para saciar tu curiosidad, estoy segura que lo encontrarás.

Henry Ford dijo: “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.

Y extendido al recurso del tiempo:

Tanto si piensas que tienes tiempo, como si piensas que no tienes, estás en lo cierto.

Esto es así porque tú eres el único que puedes cambiar el rumbo a esa falta de tiempo.

#2 LA AUTOMOTIVACIÓN

Para cerrar el círculo del motivo que necesitas para crear tiempo en tu vida nos falta hablar de la motivación y, en concreto, de la automotivación.

Como decía Alfonso Alcántara en yoriento.com: “Motivación no es tener ánimo, es tener motivos”.

Igual que motivación es tener motivos para desarrollar una acción concreta, la automotivación es generarte motivos para que desarrolles acciones concretas hacia ellos.

La automotivación hace que tus sueños sucedan, sin importar la falta de tiempo.

La pregunta que faltaría resolver es, ¿cómo puedes automotivarte?

A través de la visión ininterrumpida, de la visualización a cómo te gustaría verte dentro de 2 años, por ejemplo:

  • Haz un collage en un A3 con imágenes de revistas que te representen cómo te gustaría verte de aquí a dos años, tanto en el plano personal como en el plano profesional.
  • Pega este collage en un lugar visible de tu casa que, inevitablemente, tengas que verlo cada día.
  • También pueden servir frases cortas u objetivos concretos escritos en un folio pegado en una pared por la que siempre pases al ir a tu habitación.

No te pido que creas todo lo que aquí te cuento sin ponerlo en marcha, debes practicarlo para averiguar todos sus beneficios.

El estar enfocado en conseguir tiempo para TU MOTIVO es lo único que te llevará a crear más tiempo, serás capaz de decir a cosas que no anteponiendo tus prioridades a las de los demás, ¿sabes porqué? Porque el tiempo es limitado para todos y, creo que es nuestra responsabilidad saber aprovecharlo adecuadamente.

Al fin y al cabo TU MOTIVO debe actuar de brújula, es TU NORTE, es tu MISIÓN y VISIÓN.

Cuanto más claridad construyas hacia TU NORTE, más fácilmente encontrarás tiempo para desarrollarlo.

Cuéntame en los comentarios si aceptas el reto de encontrar TU NORTE para así ENSANCHAR TU TIEMPO DE CALIDAD.

Un abrazo

Inma

Los 3 pasos para que las EMOCIONES te ayuden a ganar TIEMPO DE CALIDAD

Dice Elsa Punset sobre su libro “Brújula para navegantes emocionales”:

Se ha comprobado que aquellas personas capaces de desarrollar habilidades emocionales fuertes disfrutan de una vida plena y poseen las herramientas necesarias para obtener de sí mismas la máxima productividad; por el contrario, aquellas que son incapaces de ordenar sus propios sentimientos están en continua lucha interior, víctimas de sus propias emociones.

¿Cuánto tiempo pasa cuando estás cabreado?

¿Y cuándo le das vuelta a un asunto una y otra vez?

¿Y si te equivocas? ¿Cuánto tiempo pasas fustigándote por no haberlo hecho bien?

Tic Tac Tic Tac, igual que las interrupciones, llamadas y reuniones desvían tu atención de lo que estás haciendo, también lo hace, e incluso con más intensidad, las emociones de furia, ira e indignación.

Piensa en este ejemplo, “te levantas un lunes a tope de energía dispuesto a comerte el día a bocados, antes de salir de casa tienes una discusión con tu pareja porque ha colocado un cuadro que te parece horrible, justo al entrar en casa.

Sales de casa pensando únicamente en el hecho, haciéndote preguntas como estas:

  • ¿Porqué se tienen que hacer las cosas así?
  • A mí no me gusta el cuadro, ¿sé defender mi postura?
  • Madre mía, cómo se ha puesto, simplemente porqué le he dicho que no quería el cuadro en ese lugar, ¡qué carácter!
  • Y todo lo que me ha dicho, tu te crees que me diga que siempre se hacen las cosas como yo quiero, no lo entiendo y no lo entiendo.

Ya en el coche, todo empeora, hay tráfico, las noticias de la radio son pésimas y te llaman por teléfono para decirte que el Informe que presentaste el pasado viernes tiene unos errores que hay que subsanar antes de las 10:00h porque si no, corres el riego de perder el pago de una factura de más de 3.000€.

 Llegas al trabajo malhumorad@, lejos se ha quedado la energía con la que te habías levantado.

Al terminar el día, te das cuenta de que las 6 cosas importantes que tenías que terminar ese lunes, has terminado sólo 3 con la única interrupción del Informe con errores que te habían avisado a primera hora”.

¿Qué ha pasado?

La furia e indignación han pisoteado tu agenda entrando en primer lugar dentro de tu mente, dejando la motivación e inspiración en el cubo de la basura.

Si de verdad quieres ser productivo, feliz y libre en todos los ámbitos de tu vida, es necesario trabajar tu inteligencia emocional para comprenderte primero y, segundo, conseguir tener relaciones sanas.

La productividad tiene que ver con las emociones más de lo que te imaginas.

Daniel Goleman, psicólogo, periodista y experto a nivel mundial en Inteligencia Emocional,  dice que la gestión positiva de las emociones es más determinante para el éxito en la vida que el coeficiente intelectual.

Te voy a contar aquí 3 ejercicios prácticos para que las emociones te ayuden a ganarle horas de calidad al día y así, tu productividad vital aumente:

#1 REFLEXIONA

Igual que cuando cocinas estás atento de que no se te queme la comida, tus pensamientos también necesitan que te hagas cargo de ellos y no les dejes ir a caminar donde ellos quieran.

Porque si dejas vía libre a tus pensamientos, terminarán quemándote la cabeza igual que lo hace la comida en la sartén cuando no prestas atención al fuego.

Cuando estés indignado, cabreado, y sin ganas de hacer nada, párate, reflexiona, pon atención a dónde estás y calla tus pensamientos respondiendo a:

  • ¿Qué estás viendo frente a ti? Responde en voz alta.
  • ¿Puedes acariciar algo que tengas a tu alcance? Una mesa, un boli, un libro… hazlo.
  • ¿A qué huele el ambiente? Responde en voz alta.
  • ¿Qué sonido hay a tu alrededor? Responde en voz alta.
  • Piensa cómo sabe esa comida favorita que te gusta tanto. Pronuncia los adjetivos que paseen por tu mente al recordar a qué sabe esa comida.

Lo que trato de hacer con este ejercicio de los 5 sentidos es que calmes tu estado emocional y lo lleves a una zona de mayor claridad y tranquilidad.

Desde este nuevo lugar, estoy segura que reflexiones nuevas aparecerán en tu mente.

Es muy importante que tomes atención a cómo estas y te hagas responsable de tu estado emocional, sólo tu puedes cambiarlo, si de verdad quieres.

Si dejas pasar los pensamientos como la comida en la sartén, acabarás con mal sabor de boca demasiado tiempo, igual como si te comieras un plato con comida quemada.

#2 BAILA

Si con el ejercicio anterior, todavía te sientes furioso o indignado ante algo y no puedes dejar de pensar continuamente en el hecho que ha generado que tu estés así, lo mejor es que te pongas en movimiento.

Si puedes ponerte una música energética y positiva, hazlo, levántate y empieza a bailar.

Si te sabes la canción, cántala, trata de desviar tu atención a otro sitio que no sea el hecho que te ha puesto de mal humor.

Según la psicóloga Karin Lawson, “cantar hace que respiremos profundamente y ayuda a reducir la intensidad de la situación que nos está molestando”.

#3 SAL AL EXTERIOR

Y si sientes que ninguno de los dos ejercicios anteriores ha funcionado todavía te falta salir a un espacio exterior, donde puedas respirar un aire distinto, ver imágenes nuevas y escuchar sonidos diferentes.

Fíjate atentamente cómo una hoja se desliza por el suelo, o cómo un abuelo lleva a su nieto en el carrito, o cómo las nubes se mueven intentando encontrar su lugar en el cielo.

Respira hondo una, dos y las veces que necesites.

Con estos 3 ejercicios prácticos, no pretendo que pases de lo que te ha podido suceder y no le prestes atención nunca más.

Lo que de verdad pretendo es que tomes consciencia desde otro lugar de lo que te ha podido pasar y comprendas que tu opinión hacia algo, normalmente, dista bastante de lo que es la realidad, ya que tu opinión puede estar marcada por tus creencias, experiencias y vivencias anteriores.

Como decía Raúl Espada en la entrevista que le realicé en Eco Radio, el mundo ideal está habitado por las personas que ven la distancia que hay entre los pensamientos individuales y la propia realidad.

Puedes acceder a la entrevista que realicé en Eco Radio a Raúl Espada, experto en Inteligencia Emocional, aquí.

Tampoco te desanimes si la primera vez no te dan resultado ninguno de los 3 ejercicios, esto es como ponerte en forma, no por salir a correr 2 km el primer día, vas a estar divin@ para el verano.

Todo es cuestión de entrenamiento y de autoconocimiento.

La mayor recomendación que te puedo dar es que conozcas a través de libros, formaciones o mentores cómo gestionar tus emociones sanamente sin renunciar a lo que tú quieres y a quien tú eres.

Hasta que te vuelva a ver, aprovecha tu recurso más valioso, tu tiempo.

Un abrazo

Inma.

La principal CLAVE para encontrar TIEMPO DE CALIDAD

¿Aplicas sin descanso técnicas de productividad sin encontrar tiempo de calidad?

¿Sabes que eres productivo pero no te sientes satisfecho al llegar del trabajo a casa?

Es como querer construir un Castillo de Vida y empezar por la Torre más alta, sin preocuparse por los cimientos.

De qué te vale aplicar el diamante diario como técnica de productividad si el resto del día vas como “pollo sin cabeza”, estresado y angustiado porque “no te da la vida” para hacer todo lo que marca tu Agenda.

De qué te sirve ser un crack y eficiente en lo que haces si estás de sol a sol en la oficina sin tiempo para descubrirte, estar con los tuyos, cuidarte, o simplemente salir al parque y respirar aire fresco.

Hace ya más de 18 años que, de forma inconsciente durante algún tiempo y, consciente los últimos 7 años, estudio e investigo el tiempo.

He llegado a la conclusión de que cuando las personas dicen que “les falta tiempo”, aparte de decir “me falta vida”, porque tiempo es vida, se están refiriendo sobre todo a que les falta TIEMPO DE CALIDAD.

Ya no es suficiente adquirir técnicas para hacer las cosas más rápido y así tener más tiempo para seguir produciendo, que es el concepto tradicional de productividad, sino que, es imprescindible pararnos, conocer nuestras prioridades vitales y alcanzarlas respetando la calidad de nuestro tiempo, en definitiva, la calidad de nuestra vida.

Por eso estoy convencida que, aparte del resto de claves que enseño en mis cursos y mentorías, el agradecimiento es clave para ganar tiempo de calidad y saborear esos momentos calma.

Igual que el quejarte te genera veneno en tu interior, hace que te sientas malhumorado y cabreado muchas veces, el agradecer hace justo lo contrario, hace que te sientas en calma y siendo consciente de dónde te encuentras día a día, momento a momento.

Agradecer es como una forma de PARAR el tiempo y de decir: soy consciente de lo que SOY, soy consciente de lo que TENGO.

“Cuanto más le AGRADEZCAS a la VIDA, más razones te dará la VIDA para estar AGRADECIDO”.

#1 QUÉ SE AGRADECE

Puedes empezar agradeciendo aquello que ya tienes, aquello que das por sentado, te muestro aquí algunos ejemplos míos:

  • Gracias porque respiro.
  • Porque mi familia está bien.
  • Gracias porque he conseguido que mi trabajo me haga crecer.

También puedes agradecer lo que te pasa día a día, tengo que reconocer que esta forma de agradecer es la que más calma y tiempo de calidad me transmite, aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Gracias por el beso de mi peque.
  • Gracias por la sonrisa de esta persona.
  • Por el rayo de sol que invade mi cara.

Y puedes seguir agradeciendo aquello que todavía no te ha pasado,  pero que deseas que te pase:

  • Gracias por el éxito que va a tener mi libro cuando salga a la venta.
  • Por lo bien que me va a ir la reunión que tengo en 5 minutos.
  • Por lo tranquila, consciente y concentrada que voy a estar en mi próxima charla.

#2 CÓMO SE AGRADECE

Aquí te voy a dejar 3 formas de agradecer:

1.- Escríbete una carta como si hubiera pasado 1 año:

Se trata de una carta que te escribes a tí mismo dentro de un año, ¿qué cosas que merezcan agradecimiento han pasado?

¿Qué te gustaría que sucediera en este año? Agradécelo por escrito para abrir el camino a que suceda.

Dentro de 1 año lee esta carta y comprueba todo lo que se ha hecho realidad.

2.- Cuando aprecies en tu día algo maravilloso, agradécelo en ese mismo instante:

Te puede suceder que veas a tu peque bailando y sonriendo o que un compañero de trabajo te dedique una sonrisa por apreciar el resultado de tu Proyecto.

En ese preciso instante, párate y agradece en tu pensamiento, te aseguro que motivarás a que el Universo te traiga cosas buenas.

3.- Cada vez que te vayas a dormir, haz una revisión mental al día y agradece lo que te ha pasado que te ha hecho sentir bien en el día.

Seguro que duermes y descansas mejor.

Puedes agradecer en voz alta, en tu pensamiento o escribiéndolo.

Hazlo siempre en positivo, no en negativo, en lugar de decir “gracias porque no como comida basura” transfórmalo en “gracias porque tengo un plato de comida deliciosa y saludable en la mesa”.

La calidad de tu tiempo al día es directamente proporcional a las veces que paras tu reloj y estás atento a lo que eres, a tu respiración, a lo que sientes, haces y tienes.

Cuéntame qué significa para ti tiempo de calidad.

Dedica cada día un ratito al agradecimiento y dime si contribuye a aumentar tu tiempo de calidad, tu tiempo en calma.

Un abrazo

Inma

Las 5 claves para conocer TU RITMO PRODUCTIVO

¿Aprovechas bien el tiempo con los demás, pero contigo no?

¿Llegas a casa cansad@ sin sentir que tu día ha sido significativo?

¿Hay herramientas de productividad que para todos los que te rodean funcionan pero para ti no?

No sabes lo mucho que te entiendo, es como jugar al dominó y no tener ninguna ficha con la que continuar, ninguna ficha que marque la diferencia en TU MARCADOR.

Tengo una solución que te va a ayudar:

CONOCE TU RITMO PRODUCTIVO Y VIVE DE ACUERDO A EL

Si eres de los que hace varios cursos de productividad al año sin conseguir resultados es que, posiblemente, no has encontrado tu ritmo productivo.

Creo sinceramente que las claves sobre productividad para ahorrar tiempo y ser más efectivo con las tareas no funcionan por igual a todo el mundo.

¿Porqué te voy a recomendar a ti que te levantes temprano por la mañana si no conozco tus circunstancias y cuando tienes más energía?

EL MÉTODO DE PRODUCTIVIDAD IDEAL PARA TODAS LAS PERSONAS NO EXISTE

Todos somos distintos, pensamos distinto, tenemos un nivel de consciencia distinto, una energía distinta y recargamos nuestra energía de distinta manera.

Nuestro estado óptimo para escribir un documento de 20 páginas es distinto, para algunos será a las 6 de la mañana y para otros a las 10, nos alimentamos distinto, algunos hacemos ejercicio y otros no, algunos necesitan dormir 8 horas mientras que otros se conforman con 7. 

De ahí que sea tan tan importante conocerse a uno mismo y, también, escucharse, para saber cuándo somos más productivos, cuándo lo somos menos, y cuándo necesitamos parar.

Sí, has oído bien, PARAR PARA AVANZAR MÁS.

Algo que he cogido prestado de Berto Pena, en su blog thinkwasabi.com es una frase de Sydney J. Harris:

“Hay que relajarse cuando no tienes tiempo para ello”.

Encuentra tu ritmo de vida. Ni muy lento ni muy rápido. Prueba hasta encontrar el que mejor se ajusta a tus ciclos vitales o estados en los que te encuentras.

Es preferible que conozcas y escuches a tu cuerpo.

Cuando te notes cansado, cuando sientas que no estás siendo lo efectivo y creativo que deberías ser, descansa. 

Hazlo, aunque tu agenda esté llena hasta los topes. Porque a cambio obtendrás relajación, determinación y creatividad.

ERES MÁS FELIZ CUANTO MÁS PRODUCTIVO ERES CON TU VIDA

#¿QUÉ ES EL RITMO PRODUCTIVO?

Es saber cuales son tus necesidades, energía y circunstancias en cada momento para avanzar hacia tu Meta dando lo mejor de ti.

No te voy a aconsejar levantarte a las 05:30h cuando tienes una peque que se despierta a menudo por las noches o cuando tu cuerpo te pide dormir, de forma habitual, algo más de 7 horas.

Te voy a explicar lo que es el ritmo productivo contándote las decisiones que he tomado hoy domingo nada más levantarme.

Ayer sábado por la noche hicimos una cena con amigos en casa.

Éramos unos 10, así que te podrás imaginar cómo se quedó el salón y la cocina cuando se fueron.

Lo adivinaste, ¡hechos un desastre!

Aunque entre todos nos ayudaron a recoger lo mínimo, siguieron quedándose cosas por hacer.

Yo estaba tremendamente cansada y decidí que mañana domingo sería otro día.

En otra ocasión, me hubiera levantado temprano el domingo y lo hubiera recogido todo a primerísima hora para desayunar con todo limpio y ordenado.

Pero, en esta ocasión no, conozco mi ritmo productivo y decido en consecuencia:

Me he levantado a las 07:00h y he estado escribiendo este artículo porque me he comprometido con mi Proyecto Personal que alimentaría mi blog, como mínimo, con un artículo a la semana.

Esta decisión me hace sentirme plena, hace que mi tiempo sea mío y no de los demás.

Estoy atenta a mi ritmo productivo porque:

  • Conozco cuales son mis necesidades: tener escrito mi artículo.
  • Sé cuándo tengo energía de calidad y motivación: por la mañana después de haber descansado.
  • Preveo mis circunstancias: sobre 09:00h se levanta el resto de la familia y entonces, ya no podré estar concentrada en mi artículo. A las 09:00h es cuando podré recoger, limpiar y desayunar con ellos.

#¿CUÁL ES TU RITMO PRODUCTIVO PARA QUE TE SIENTAS BIEN?

El ritmo productivo que hará que te sientas bien lo reconocerás en tus últimos días de vida cuando sepas que has hecho lo que de verdad deseabas.

Vive con lucidez de vida por conciencia de muerte – Sergio Fernández

No estaremos aquí para siempre, el tiempo es limitado, ¿no te gustaría aprovecharlo conociendo cuál es tu ritmo productivo? 

Sácale todo el jugo a tu tiempo para que cuando lleguen tus últimos días digas bien alto: HICE TODO LO QUE QUERÍA HACER. 

El día que lamentablemente dejes este mundo te deberían de pillar CON LAS BOTAS PUESTAS.

Te sorprendería descubrir de lo que la gente se arrepiente cuando está a punto de dejar este mundo. 

Bronnie Ware, experta en cuidados paliativos y enfermos terminales, en su libro “Confesiones honestas y francas de personas en sus lechos de muerte”, indica que el principal arrepentimiento de mucha gente es “ojalá hubiera tenido el coraje de hacer lo que realmente quería hacer y no lo que los otros esperaban que hiciera”.

Anímate a conocer tu ritmo productivo y vivir de acuerdo a él.

Estas son las 5 claves para conocer tu ritmo productivo:

#1 ESCÚCHATE

Escucha a tu cuerpo cuando te levantes y cuando te acuestes.

Te estarás preguntando, ¿y eso cómo lo hago?

En primer lugar, calla tu pensamiento, tus problemas, decisiones pendientes y todo lo que vaya a tu mente.

El silencio es la gran solución para escucharte, ¿cómo te vas a escuchar si tienes tu dial de pensamiento todo el día encendido?

Pregúntate:

  • ¿Cómo estoy?
  • ¿Estoy cansad@?
  • ¿Siento presión o dolor en alguna parte de mi cuerpo?
  • ¿Estoy así porque he dormido poco?
  • ¿Estoy así porque no he estado suficientemente consciente y atent@ a mis necesidades durante el día?

Empieza por estas preguntas y ves adecuándolas a tus necesidades y circunstancias.

Lo que pretendo es que tomes la temperatura de tu estado energético y conozcas, cada vez más, cómo reconducir tu mejor estado para invertirlo en aquello que de verdad te importa.

#2 MÍDETE

Hay una práctica que me funciona muy bien y que consiste en tener un diario en tu mesita de noche y escribir al final de cada día, antes de ir a dormir, lo siguiente:

  • Cuántas horas le has dedicado a aquello que consideras irrenunciable en tu vida.
  • Cuántas horas le has dedicado a dormir la noche anterior.
  • Cuántas horas has tenido LIBERTAD para ti durante el día.

En este momento también puedes repasar mentalmente cómo ha sido tu día, analizar si has dormido pocas horas, o si no has encontrado tiempo para ti.

Medirte te permitirá mejorar y modificar aquello que no te guste.

Lee aquí las aplicaciones que recomiendo para medir tu tiempo.

Los pasos son: PRUEBA, MIDE, MEJORA ; PRUEBA, MIDE, MEJORA

#3 EQUILIBRA TU ENERGÍA VITAL

Como ya sabes, nuestra energía vital se equilibra trabajando los 4 estados.

Estos 4 estados son el estado mental, el emocional, el físico y el espiritual.

Como dice Beatriz Blasco en su libro Productividad Consciente:

“Dedicas tiempo a nuestro estado mental cuando leemos, visualizamos, trabajamos con el ordenador, escribimos, tocamos un instrumento, planificamos, tomamos decisiones, estudiamos, pensamos, etc.

Dedicamos tiempo a nuestro estado físico cuando respiramos conscientes, comemos sano, dormimos, descansamos, hacemos ejercicio físico, nos damos un masaje, etc.

Dedicamos tiempo a nuestro estado emocional cuando reconocemos y aceptamos nuestras emociones y las utilizamos para construir. También cuando estamos disfrutando con nuestra familia, amigos, pareja, hijos, la naturaleza, nuestras actividades, etc.

Y dedicamos tiempo a nuestro estado espiritual cuando conectamos con nosotros mismos, sentimos amor, entusiasmo, compasión, integridad, armonía, somos conscientes de que pertenecemos a sistemas superiores. Este estado se puede trabajar practicando yoga, meditación, paseando en la naturaleza, etc”.

¿Cuánto tiempo se necesita invertir en cada estado?

Va dependiendo de cada persona, ocurre lo mismo que con los sistemas de productividad.

Todo pasa por escucharte, probarte, medirte y mejorarte.

Cuanto más conozcas tu ritmo productivo, más equilibrarás tu energía vital.

¿Y cómo lo notarás? Porque te sentirás bien.

Lo que es cierto es que a la semana debes haber invertido un porcentaje a cada uno de los estados.

En mi caso, al ejercicio físico le dedico de 3 a 4 horas a la semana y si una semana varío a la baja esta cantidad, la semana siguiente lo noto, el cuerpo me lo pide.

Al estado espiritual, dedico de 5 a 10 minutos diarios.

Al estado mental mucho más del que me gustaría.

Y al estado emocional, entendiendo este como ser consciente de cómo me relaciono con los demás y cómo me hablo a mí misma, trato de estar atenta la mayor cantidad de tiempo al día.

#4 INVIERTE EN AUTOCONOCIMIENTO

Por mi experiencia propia, se avanza mucho más aprendiendo e invirtiendo en formación que andando tu solo.

Las experiencias de los demás nos enriquecen y además, nos permiten ahorrarnos errores para llegar antes a nuestra Meta.

Podrás leer más acerca de la importancia del autoconocimiento en mi ebook Tu tiempo es tu felicidad, 7 secretos para conseguirlo.

Asiste a eventos que traten el autoconocimiento y el equilibro de los 4 estados, como este que te ofrezco aquí.

#5 CULTIVA LA PACIENCIA

Sé flexible contigo mismo, comprensivo y a la vez retador para alcanzar lo que de verdad quieres. 

Añadir a tu vida hábitos rígidos que le funcionan a otros es un error que muchos hemos cometido.

Lo que le ha funcionado a otro no tiene porque funcionarte a tí y, quizá, al intentar a la fuerza que funcione, te frustras por no conocer tu ritmo productivo.

Cultiva la paciencia. Roma no se conquistó en dos días.

Conocer tu ritmo productivo lleva su tiempo. 

Seguramente no terminarás de conocer tu ritmo productivo núnca.

Se irá ajustando porque tus necesidades, energías y circunstancias no siempre serán las mismas.

A medida que vayas incorporando conocimiento, aprendizajes y experiencias tu ritmo productivo se irá ajustando a ellas, pero es vital que actúes junto a el y te conozcas.

Lo importante es que cada día estés más cerca de equilibrarlo hacia lo que quieres.

Ahora te animo a que trabajes para encontrar tu ritmo productivo y así, inviertas tu mejor tiempo en las partes irrenunciables de tu vida.

Me encantará leerte en comentarios.

Un abrazo

Inma

Cómo ser más LIBRE, incluso TRABAJANDO para otro

¿Qué prefieres? ¿Obtener los resultados de tu compañero de al lado o los de el creador de Facebook?

¿Qué prefieres? ¿Ser como aquella amiga que tienes que no deja de quejarse cada día de algo o ser como Tony Robbins?

Para obtener resultados distintos de los que te rodean, tendrás que hacer cosas distintas a ellos.

#1 LO QUE ANTES FUNCIONABA, AHORA NO FUNCIONA

Lo que pasaba en la era industrial es lo que nos han enseñado a muchos en Colegios y Universidades: 

“Esfuérzate, aunque sufras en el empeño, y obtendrás grandes resultados”.

Estos grandes resultados era sobrevivir a costa de lo que fuera:

  • A costa de nuestro tiempo
  • A costa de nuestra felicidad
  • E incluso a costa de nuestra salud

¿O acaso en tu trabajo no has hecho horas extras alguna vez, sin importar si eran remuneradas, casi sin comer ni descansar?

Yo sí, y me prometí un día que buscaría la manera para no volver a pasar por lo mismo.

Me encantó lo que nos contó Sergio Fernández cuando cursé el Máster de Emprendedores del Instituto Pensamiento Positivo, él nos decía:

“¿Cuántos de vosotros comprasteis el pack completo? ¿Estudios, Universidad, Trabajo para toda la vida, de 08:00h a 19:00h fuera de casa, Hipoteca y Préstamo para el coche?”

Nos venden una idea de la felicidad que, mas bien se podría llamar la idea para sobrevivir.

El sistema que antes funcionaba tan bien ahora funciona peor porque:

  • Las empresas se automatizan más y hay pérdidas de puestos de trabajo.
  • Con el sistema actual, es más difícil llegar a tener una pensión digna cuando nos jubilemos. Cuando llegue ese momento, o deberemos seguir trabajando, para lo cual, mejor que sea en algo que nos encante, o empezamos a ahorrar en serio para tener cierta libertad digna cuando nos llegue la hora de jubilarnos. En este sentido te recomiendo el libro “Adelanta tu jubilación” de Raimón Samsó.
  • Según una encuesta de Adecco, 8 de cada 10 trabajadores desearían tener mayor libertad para conciliar mejor su vida personal con su vida profesional.

#2 ¿SEGURIDAD INCIERTA O AVENTURA?

Aunque nos quieran seguir vendiendo que la seguridad existe a través de un trabajo indefinido, las prioridades y necesidades de las empresas son tan cambiantes, que en cualquier momento pueden decirnos  “gracias por tus servicios, te deseamos lo mejor”.

¿Y entonces qué haremos?

ESTAR PREPARADOS.

No estoy sugiriendo, (aunque me encantaría), que nos hagamos todos emprendedores.

Estoy sugiriendo que mejorar como persona y profesional cada día del año debería ser algo urgente, por lo que pudiera pasar o, porque simplemente, te pique la curiosidad de:

¿Y si yo no me dedicara a esto únicamente? 

¿Y si hubiera algo mucho más increíble de lo que tengo ahora?

Pasar el día diciendo:

  • No tengo tiempo para nada.
  • Mi horario laboral no me deja tiempo para nada más.
  • Mi jefe no me valora.
  • No gano lo suficiente para el trabajo que desempeño.

Lo único que hará será aumentar tu sufrimiento, dale a la tecla de STOP cuando empieces a pensar así y empieza a dibujar un plan de acción para iniciarlo mañana mismo.

Coge las riendas de tus circunstancias y cambia aquello que no te guste de tu vida, sin esperar que “el exterior” haga algo, porque no lo hará hasta que te vea a ti empezar.

Si lo piensas bien, no tienes tanto que perder y mucho que ganar.

#3 APROVECHA LO MEJOR DE TI PARA TI

¿Cómo vas a ser creativo en tu vida si tus horas de mayor estado energético estás siendo creativo con otros?

Cuando llegas a casa, estás demasiado cansado para auto analizarte, formarte y crear algo nuevo.

De lo único que tienes ganas es de sentarte en el sofá y ver la serie de moda.

“Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos” – Steve Jobs

Estar anclado a la fuerza a una silla de 8 a 10 horas diarias, no creo que te traiga la calidad de vida que estás buscando.

He supuesto que estás buscando mejor calidad de vida, porque de otro modo, no estarías leyendo este post.

Me costó tomar la decisión de pedirle a mi jefe que me pasara al modo Autónomo porque necesitaba satisfacer mis inquietudes.

Pero las ganas de cambiar y descubrir mi PARA QUÉ profesional me impulsaron a ello.

¡Y en Noviembre de 2015 LO HICE!

Ahora me encanta comenzar el día sin la necesidad de fichar a una hora determinada en la oficina.

Puedo irme un lunes a hacer Yoga a las 08:00h, tener un Mentoring con un cliente a las 09:30h, acudir a la oficina a las 11:00h y a las 14:00h ir a recoger a mi peque, sin ningún tipo de remordimiento.

Porque cumplo con mi trabajo, con mis entregas y con los proyectos que me piden mis clientes.

Soy dueña de mi tiempo personal y profesional.

Cuanto más libre te sientas, incluso trabajando, más productivo serás.

Una de las empresas que han modificado su jornada laboral para ser más productivos y conciliar mejor la vida de sus trabajadores es Iberdrola.

Consiguen aumentar 500.000 horas anuales su productividad y reducir un 10{2e90aaafa031d6ee40edf19c92a5a605270279f9706d6415972961687bb895b9} su absentismo y siniestralidad desde que lleva aplicando esta medida.

#4 CÓMO CONSEGUIR EL TELETRABAJO

Hay unas premisas que creo tendrías que tener en cuenta, antes de proponerle a tu superior trabajar parte de tu jornada desde casa para así ganar horas para ti, para formarte, para estar más con los tuyos o para desarrollar una gran idea:

  • Trabaja el autoconocimiento de tu cuerpo, tu mente y tus emociones. Esto te permitirá confiar plenamente en tus posibilidades y actuar desde el amor, y no, desde el miedo.
  • Sé EXCELENTE en tu trabajo.
  • Ten unos ahorros mínimos que te pudieran salvaguardar los gastos y vivir de 3 a 6 meses si no tuvieras ningún ingreso más.
  • Háblalo primero en casa para reunir fuerzas y ver cómo te podrían apoyar.

Por supuesto, antes de que llegue el gran día, prepárate la conversación para mostrar razones contundentes que beneficien a la empresa para la que trabajas. 

Estos son los 3 pasos mínimos que deberías seguir para que tu propuesta sobre el teletrabajo tuviera éxito:

1.- Demuestra a tu jefe que rindes más fuera de la oficina:

Puedes proponerle un período de prueba y así medir cómo avanza tu trabajo en comparación de cómo lo haría desde la oficina.

También puedes recordarle aquella ocasión que terminaste aquel Proyecto magníficamente cuando no pudiste acudir a la oficina por estar enfermo o estar cuidando de un familiar, si fue el caso.

Por supuesto, tu propuesta puede empezar por 2 días a la semana en casa y el resto en la oficina, para reuniones con el equipo, rendición de cuentas, etc.

Mejor empezar pidiendo un trocito que el pastel entero, para que no cunda el pánico.

2.- Prepárate bien el beneficio específico y cuantificable para tu empresa:

Debes de presentar el teletrabajo como una buena decisión que beneficie al negocio y no como un beneficio para ti.

Explícale que ahorrarás mucho tiempo en desplazamientos hasta la oficina y que estarás más enfocado, gracias al silencio y a la reducción de las interrupciones.

También es bueno que le menciones que te puede prohibir esta práctica cuando quiera y que vendrás a la oficina siempre que sea necesario por reuniones con el resto del equipo o con clientes.

3.- Aumenta el tiempo fuera de la oficina

Cuando hayas demostrado con resultados concretos que esos dos días en casa consigues más que 3 en la oficina, entonces estás en disposición de proponer un aumento de los días en casa.

Una de las últimas cosas que puedes mencionar, siempre y cuando no lo veas del todo convencido, es que tendrás el móvil disponible todo el día, desde las 08:00h de la mañana hasta las 20:00h de la tarde.

Los sistemas para trabajar con almacenamiento en la nube y así, poder acceder desde tu casa a la misma información que accederías desde tu oficina son muchísimos, aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Dropbox
  • Google Drive
  • One Drive
  • Box
  • Mega

Está en tu mano, emprender o intraemprender, un nuevo camino profesional.

Me encantaría conocer tu opinión sobre el teletrabajo, si lo has puesto en práctica y tu resultado.

Te espero en los comentarios.

Un abrazo

Inma