Por qué necesitas registrar TU TIEMPO en beneficio de TUS RESULTADOS Vs TU COMPROMISO

La  Liebre y la tortuga

En el mundo de los animales vivía una liebre muy orgullosa y vanidosa, que no cesaba de pregonar que ella era el animal más veloz del bosque, y que se pasaba el día burlándose de la lentitud de la tortuga.

  • ¡Eh, tortuga, no corras tanto! Decía la liebre riéndose de la tortuga.

Un día, a la tortuga se le ocurrió hacerle una inusual apuesta a la liebre:

  • Liebre, ¿vamos hacer una carrera? Estoy segura de poder ganarte.
  • ¿A mí? Preguntó asombrada la liebre.
  • Sí, sí, a ti, dijo la tortuga. Pongamos nuestras apuestas y veamos quién gana la carrera.

La liebre, muy engreída, aceptó la apuesta prontamente.

Así que todos los animales se reunieron para presenciar la carrera. 

El búho ha sido el responsable de señalizar los puntos de partida y de llegada. 

Y así empezó la carrera:

Astuta y muy confiada en sí misma, la liebre salió corriendo, y la tortuga se quedó atrás, tosiendo y envuelta en una nube de polvo. 

Cuando empezó a andar, la liebre ya se había perdido de vista. Sin importarle la ventaja que tenía la liebre sobre ella, la tortuga seguía su ritmo, sin parar.

La liebre, mientras tanto, confiando en que la tortuga tardaría mucho en alcanzarla, se detuvo a la mitad del camino ante un frondoso y verde árbol, y se puso a descansar antes de terminar la carrera. 

Allí se quedó dormida, mientras la tortuga seguía caminando, paso tras paso, lentamente, pero sin detenerse.

No se sabe cuánto tiempo la liebre se quedó dormida, pero cuando ella se despertó, vio con pavor que la tortuga se encontraba a tan solo tres pasos de la meta. 

En un sobresalto, salió corriendo con todas sus fuerzas, pero ya era muy tarde: ¡la tortuga había alcanzado la meta y ganado la carrera!

¿Eres una Liebre que a veces practica rutinas que le llevan a resultados y otras veces no, o eres una tortuga que, a base, del día a día, del poquito a poco y de la perseverancia consigues llegar a tu meta?

Creo que es preferible llegar a la meta algún día que nunca. ¿Y tú?

Yo quiero que seas imparable y perseverante hacia tu objetivo.

El propósito es ser insistente en las rutinas que te generarán resultados a medio / largo plazo.

#1 Hábito tolerancia 0

Cuando quieras cambiar o introducir un nuevo habito a tu vida, este debería de tener dos umbrales de cumplimiento máximo y mínimo:

  • Umbral de cumplimiento óptimo: el de su duración óptima, idónea y retadora. Por ejemplo, si quieres hacer ejercicio cada día lo óptimo serían 30 minutos cada mañana.
  • Umbral de cumplimiento tolerancia 0: el de su duración mínima, sencilla y fácilmente alcanzable. En nuestro ejemplo, la tolerancia 0 sería entrenar solo cinco minutos y hacer 10 flexiones o 20 abdominales, algo tan sencillo que lo puedas cumplir incluso el día en que estés más desganado.

Entre los grandísimos consejos que da Anxo Pérez en sus conferencias, el de tolerancia 0 me pareció increíble.

En palabras de Anxo:

El umbral de cumplimiento tolerancia 0 apenas te hace avanzar en tu objetivo global. Su función no es que avances, sino que no rompas el contacto con tu meta.

Es mejor que hagas un poquito muchos días de ese habito que te catapultará a lo más alto, que solamente lo hagas cuando te acuerdes.

#2 Beneficios de registrar lo que haces

Imagínate que no existiera marcador en un partido de baloncesto.

¿Cómo sabrían los jugadores del equipo A que están perdiendo contra el equipo B?

Se necesita de un marcador para que los jugadores del equipo A sepan que, si por ejemplo faltan 20 minutos para terminar y están perdiendo de 30, deben de actuar rápido y estratégicamente para poder remontar.

Lo mismo ocurre con tu camino hacia tu meta.

Si no registras dónde te encuentras, ¿cómo sabrás lo cerca que estás de ella? 

¿Cómo sabrás si debes de introducir algún elemento que te haga mejorar el camino?

Te recomiendo una serie de aplicaciones digitales que te ayudarán a medir en qué inviertes tu tiempo:

  • Yo utilizo Toggl cada vez que me siento frente a mi ordenador le doy al Play y escribo qué estoy haciendo.

Al final del día y, sobre todo al final de la semana, valoro el tiempo invertido en mis tareas diamantes, aquellas que me hacen brillar y alcanzar grandes resultados.

Si este tiempo es inferior a mi duración tolerancia 0 me empiezo a preocupar y pongo los remedios suficientes para que en la semana próxima no me vuelva a ocurrir lo mismo.

Si este tiempo está entre mi tolerancia 0 y mi óptimo o, si incluso, ha sido mi óptimo, me felicito y valoro qué resultados he conseguido dedicándole este tiempo para preparar la semana próxima.

Obtener resultados registrando lo que haces genera el compromiso que necesitas para no abandonar tu meta.

Y estar comprometido con tu meta, generará los resultados que buscas para alcanzarla.

Los grandes jugadores siempre conocen su situación en el Marcador.

¿Eres un gran jugador?

Cuéntame en los comentarios si utilizas estas herramientas o registras el tiempo de algún otro modo.

Un abrazo fuerte 

Inma

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *