Los 3 pasos para que las EMOCIONES te ayuden a ganar TIEMPO DE CALIDAD

Dice Elsa Punset sobre su libro “Brújula para navegantes emocionales”:

Se ha comprobado que aquellas personas capaces de desarrollar habilidades emocionales fuertes disfrutan de una vida plena y poseen las herramientas necesarias para obtener de sí mismas la máxima productividad; por el contrario, aquellas que son incapaces de ordenar sus propios sentimientos están en continua lucha interior, víctimas de sus propias emociones.

¿Cuánto tiempo pasa cuando estás cabreado?

¿Y cuándo le das vuelta a un asunto una y otra vez?

¿Y si te equivocas? ¿Cuánto tiempo pasas fustigándote por no haberlo hecho bien?

Tic Tac Tic Tac, igual que las interrupciones, llamadas y reuniones desvían tu atención de lo que estás haciendo, también lo hace, e incluso con más intensidad, las emociones de furia, ira e indignación.

Piensa en este ejemplo, “te levantas un lunes a tope de energía dispuesto a comerte el día a bocados, antes de salir de casa tienes una discusión con tu pareja porque ha colocado un cuadro que te parece horrible, justo al entrar en casa.

Sales de casa pensando únicamente en el hecho, haciéndote preguntas como estas:

  • ¿Porqué se tienen que hacer las cosas así?
  • A mí no me gusta el cuadro, ¿sé defender mi postura?
  • Madre mía, cómo se ha puesto, simplemente porqué le he dicho que no quería el cuadro en ese lugar, ¡qué carácter!
  • Y todo lo que me ha dicho, tu te crees que me diga que siempre se hacen las cosas como yo quiero, no lo entiendo y no lo entiendo.

Ya en el coche, todo empeora, hay tráfico, las noticias de la radio son pésimas y te llaman por teléfono para decirte que el Informe que presentaste el pasado viernes tiene unos errores que hay que subsanar antes de las 10:00h porque si no, corres el riego de perder el pago de una factura de más de 3.000€.

 Llegas al trabajo malhumorad@, lejos se ha quedado la energía con la que te habías levantado.

Al terminar el día, te das cuenta de que las 6 cosas importantes que tenías que terminar ese lunes, has terminado sólo 3 con la única interrupción del Informe con errores que te habían avisado a primera hora”.

¿Qué ha pasado?

La furia e indignación han pisoteado tu agenda entrando en primer lugar dentro de tu mente, dejando la motivación e inspiración en el cubo de la basura.

Si de verdad quieres ser productivo, feliz y libre en todos los ámbitos de tu vida, es necesario trabajar tu inteligencia emocional para comprenderte primero y, segundo, conseguir tener relaciones sanas.

La productividad tiene que ver con las emociones más de lo que te imaginas.

Daniel Goleman, psicólogo, periodista y experto a nivel mundial en Inteligencia Emocional,  dice que la gestión positiva de las emociones es más determinante para el éxito en la vida que el coeficiente intelectual.

Te voy a contar aquí 3 ejercicios prácticos para que las emociones te ayuden a ganarle horas de calidad al día y así, tu productividad vital aumente:

#1 REFLEXIONA

Igual que cuando cocinas estás atento de que no se te queme la comida, tus pensamientos también necesitan que te hagas cargo de ellos y no les dejes ir a caminar donde ellos quieran.

Porque si dejas vía libre a tus pensamientos, terminarán quemándote la cabeza igual que lo hace la comida en la sartén cuando no prestas atención al fuego.

Cuando estés indignado, cabreado, y sin ganas de hacer nada, párate, reflexiona, pon atención a dónde estás y calla tus pensamientos respondiendo a:

  • ¿Qué estás viendo frente a ti? Responde en voz alta.
  • ¿Puedes acariciar algo que tengas a tu alcance? Una mesa, un boli, un libro… hazlo.
  • ¿A qué huele el ambiente? Responde en voz alta.
  • ¿Qué sonido hay a tu alrededor? Responde en voz alta.
  • Piensa cómo sabe esa comida favorita que te gusta tanto. Pronuncia los adjetivos que paseen por tu mente al recordar a qué sabe esa comida.

Lo que trato de hacer con este ejercicio de los 5 sentidos es que calmes tu estado emocional y lo lleves a una zona de mayor claridad y tranquilidad.

Desde este nuevo lugar, estoy segura que reflexiones nuevas aparecerán en tu mente.

Es muy importante que tomes atención a cómo estas y te hagas responsable de tu estado emocional, sólo tu puedes cambiarlo, si de verdad quieres.

Si dejas pasar los pensamientos como la comida en la sartén, acabarás con mal sabor de boca demasiado tiempo, igual como si te comieras un plato con comida quemada.

#2 BAILA

Si con el ejercicio anterior, todavía te sientes furioso o indignado ante algo y no puedes dejar de pensar continuamente en el hecho que ha generado que tu estés así, lo mejor es que te pongas en movimiento.

Si puedes ponerte una música energética y positiva, hazlo, levántate y empieza a bailar.

Si te sabes la canción, cántala, trata de desviar tu atención a otro sitio que no sea el hecho que te ha puesto de mal humor.

Según la psicóloga Karin Lawson, “cantar hace que respiremos profundamente y ayuda a reducir la intensidad de la situación que nos está molestando”.

#3 SAL AL EXTERIOR

Y si sientes que ninguno de los dos ejercicios anteriores ha funcionado todavía te falta salir a un espacio exterior, donde puedas respirar un aire distinto, ver imágenes nuevas y escuchar sonidos diferentes.

Fíjate atentamente cómo una hoja se desliza por el suelo, o cómo un abuelo lleva a su nieto en el carrito, o cómo las nubes se mueven intentando encontrar su lugar en el cielo.

Respira hondo una, dos y las veces que necesites.

Con estos 3 ejercicios prácticos, no pretendo que pases de lo que te ha podido suceder y no le prestes atención nunca más.

Lo que de verdad pretendo es que tomes consciencia desde otro lugar de lo que te ha podido pasar y comprendas que tu opinión hacia algo, normalmente, dista bastante de lo que es la realidad, ya que tu opinión puede estar marcada por tus creencias, experiencias y vivencias anteriores.

Como decía Raúl Espada en la entrevista que le realicé en Eco Radio, el mundo ideal está habitado por las personas que ven la distancia que hay entre los pensamientos individuales y la propia realidad.

Puedes acceder a la entrevista que realicé en Eco Radio a Raúl Espada, experto en Inteligencia Emocional, aquí.

Tampoco te desanimes si la primera vez no te dan resultado ninguno de los 3 ejercicios, esto es como ponerte en forma, no por salir a correr 2 km el primer día, vas a estar divin@ para el verano.

Todo es cuestión de entrenamiento y de autoconocimiento.

La mayor recomendación que te puedo dar es que conozcas a través de libros, formaciones o mentores cómo gestionar tus emociones sanamente sin renunciar a lo que tú quieres y a quien tú eres.

Hasta que te vuelva a ver, aprovecha tu recurso más valioso, tu tiempo.

Un abrazo

Inma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *