La principal CLAVE para encontrar TIEMPO DE CALIDAD

¿Aplicas sin descanso técnicas de productividad sin encontrar tiempo de calidad?

¿Sabes que eres productivo pero no te sientes satisfecho al llegar del trabajo a casa?

Es como querer construir un Castillo de Vida y empezar por la Torre más alta, sin preocuparse por los cimientos.

De qué te vale aplicar el diamante diario como técnica de productividad si el resto del día vas como “pollo sin cabeza”, estresado y angustiado porque “no te da la vida” para hacer todo lo que marca tu Agenda.

De qué te sirve ser un crack y eficiente en lo que haces si estás de sol a sol en la oficina sin tiempo para descubrirte, estar con los tuyos, cuidarte, o simplemente salir al parque y respirar aire fresco.

Hace ya más de 18 años que, de forma inconsciente durante algún tiempo y, consciente los últimos 7 años, estudio e investigo el tiempo.

He llegado a la conclusión de que cuando las personas dicen que “les falta tiempo”, aparte de decir “me falta vida”, porque tiempo es vida, se están refiriendo sobre todo a que les falta TIEMPO DE CALIDAD.

Ya no es suficiente adquirir técnicas para hacer las cosas más rápido y así tener más tiempo para seguir produciendo, que es el concepto tradicional de productividad, sino que, es imprescindible pararnos, conocer nuestras prioridades vitales y alcanzarlas respetando la calidad de nuestro tiempo, en definitiva, la calidad de nuestra vida.

Por eso estoy convencida que, aparte del resto de claves que enseño en mis cursos y mentorías, el agradecimiento es clave para ganar tiempo de calidad y saborear esos momentos calma.

Igual que el quejarte te genera veneno en tu interior, hace que te sientas malhumorado y cabreado muchas veces, el agradecer hace justo lo contrario, hace que te sientas en calma y siendo consciente de dónde te encuentras día a día, momento a momento.

Agradecer es como una forma de PARAR el tiempo y de decir: soy consciente de lo que SOY, soy consciente de lo que TENGO.

“Cuanto más le AGRADEZCAS a la VIDA, más razones te dará la VIDA para estar AGRADECIDO”.

#1 QUÉ SE AGRADECE

Puedes empezar agradeciendo aquello que ya tienes, aquello que das por sentado, te muestro aquí algunos ejemplos míos:

  • Gracias porque respiro.
  • Porque mi familia está bien.
  • Gracias porque he conseguido que mi trabajo me haga crecer.

También puedes agradecer lo que te pasa día a día, tengo que reconocer que esta forma de agradecer es la que más calma y tiempo de calidad me transmite, aquí te dejo algunos ejemplos:

  • Gracias por el beso de mi peque.
  • Gracias por la sonrisa de esta persona.
  • Por el rayo de sol que invade mi cara.

Y puedes seguir agradeciendo aquello que todavía no te ha pasado,  pero que deseas que te pase:

  • Gracias por el éxito que va a tener mi libro cuando salga a la venta.
  • Por lo bien que me va a ir la reunión que tengo en 5 minutos.
  • Por lo tranquila, consciente y concentrada que voy a estar en mi próxima charla.

#2 CÓMO SE AGRADECE

Aquí te voy a dejar 3 formas de agradecer:

1.- Escríbete una carta como si hubiera pasado 1 año:

Se trata de una carta que te escribes a tí mismo dentro de un año, ¿qué cosas que merezcan agradecimiento han pasado?

¿Qué te gustaría que sucediera en este año? Agradécelo por escrito para abrir el camino a que suceda.

Dentro de 1 año lee esta carta y comprueba todo lo que se ha hecho realidad.

2.- Cuando aprecies en tu día algo maravilloso, agradécelo en ese mismo instante:

Te puede suceder que veas a tu peque bailando y sonriendo o que un compañero de trabajo te dedique una sonrisa por apreciar el resultado de tu Proyecto.

En ese preciso instante, párate y agradece en tu pensamiento, te aseguro que motivarás a que el Universo te traiga cosas buenas.

3.- Cada vez que te vayas a dormir, haz una revisión mental al día y agradece lo que te ha pasado que te ha hecho sentir bien en el día.

Seguro que duermes y descansas mejor.

Puedes agradecer en voz alta, en tu pensamiento o escribiéndolo.

Hazlo siempre en positivo, no en negativo, en lugar de decir “gracias porque no como comida basura” transfórmalo en “gracias porque tengo un plato de comida deliciosa y saludable en la mesa”.

La calidad de tu tiempo al día es directamente proporcional a las veces que paras tu reloj y estás atento a lo que eres, a tu respiración, a lo que sientes, haces y tienes.

Cuéntame qué significa para ti tiempo de calidad.

Dedica cada día un ratito al agradecimiento y dime si contribuye a aumentar tu tiempo de calidad, tu tiempo en calma.

Un abrazo

Inma

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *