Cómo pasar + TIEMPO de disfrute con tus hijos

Antes de empezar este artículo, quiero contarte que soy madre que emprende mientras trabaja y que ayudo a madres trabajadoras que quieren lograr grandes cosas como profesionales a tener también el tiempo que necesitan para estar ellas bien y disfrutar de lindos momentos con sus familias sin sentirse mal o culpables.

Y  dentro de ahí juegan un papel muy importante los hijos. 

Por supuesto cada familia es distinta y circunstancias también, con que solo cojas alguna recomendación de las que te describo aquí, ya sentirás mejoría.

Por supuesto no soy una madre perfecta, lo reconozco y me seguiré equivocando, porque soy persona, soy humana.

Me gustaría que cogieras estas herramientas de forma humilde y sobre todo, con mucho cariño.

¿Tus hijos te reclaman más tiempo porque trabajas demasiado o porque cuando estás con ellos es como si no estuvieras?

Hubo una noticia hace unos días que se titulaba así:

El 70% de los padres reclama poder estar más tiempo con sus hijos.

Decía la noticia:

“Los niños piden más atención de sus padres, que dejen a un lado el móvil y jueguen con ellos en casa. Esta ha sido la petición más repetida por los pequeños en las cartas que han escrito a la comisión nacional para la racionalización de horarios. Se trataba de averiguar qué demandaban a sus familias y el resultado ha sido un duro tirón de orejas a los progenitores por pasar demasiado tiempo al teléfono”.

¿Somos tan dependientes de nuestro trabajo que se nos hace imposible desconectarnos cuando ya estamos inmersos en nuestra vida personal?

¿Ó estamos tan cansados al llegar a casa que lo único que nos alivia es hacer scroll por las RRSS sin ningún objetivo en concreto?

Las 3 recomendaciones que más repiten los piscólogos especialistas en la materia son:

  • Practica la escucha activa con ellos para saber qué es lo que les gusta y qué es lo que les gustaría compartir contigo. También puedes preguntarles directamente.

  • Crea un hábito donde ellos sepan que siempre estarás ahí de forma presente y activa en esos momentos, por ejemplo al leerles un cuento por la noche, hasta se lo puedes escenificar y/o bailar. 

También, si te lo puedes permitir, que sea al desayunar antes de que cada miembro familiar se vaya a sus qué haceres diarios.

Si son esos 10 minutos de calidad que tienes al día, que sean de verdadera calma y disfrute con ellos, y no mientras ves el móvil, hablas por teléfono o ves la tele. 

  • Comparte con ellos tareas que tengas que hacer para que te ayuden. Tengo una hija de 2,5 años y le encanta fregar conmigo, preparar postres manchándose y ayudándome, poner la mesa, ir a comprar, etc.

Ahora vienen consejos diferentes que surgen de la propia experiencia y de otras mujeres a las que he ayudado:

  • No dejes que otras personas o padres te critiquen. Haz lo que sientas en cada momento y sobre todo, disfruta con ellos, aunque a veces haya que pasar por un baño de paciencia. 

Hay noches en las que acuesto a mi hija y me digo a mi misma, ¡por fin! Porque ser madre es muy gratificante, y también muy cansado.

Es por ello que me gusta tener estas herramientas y otras emocionales para que el camino de ser madre, aunque cansado, sea enriquecedor para ellos, mis hijos, para mi familia en conjunto y para mí misma.

  • ¿Te falta tiempo para estar con ellos porque trabajas demasiadas horas? 

¿Cómo podrías reducir estas horas?

Si es para ti una necesidad urgente la de tener más tiempo para ti y tu familia sin frenar tu carrera profesional, reinventa la forma de hacer las cosas, ¿porqué no? Tienes mucho que ganar y poco que perder.

Aquí te dejo el post donde hablaba de “Cómo ser más libre, incluso trabajando para otro”.

  • Un hábito también muy especial es que les cuentes historias reales en forma de cuentos de ellos mismos y de tú como madre o de tu familia.

  • Cuando estés con ellos y tengas cosas pendientes por hacer en tu mente que no te dejan pensar en otra cosa, pregúntate:

¿Es todo lo que tienes que hacer de verdad una obligación y hay que hacerlo ya? 

Aquí te dejo el post donde hablaba de “Cómo hacer con ganas y no por obligación”.

  • Introduce los planes con tus hijos dentro de tu Agenda, así será más fácil bloquear estos momentos para ellos. 

Ponte como hábito no cambiarlos por nada que no sea de vida o muerte.

  • Haz cosas físicas con ellos que te impida estar pensando o haciendo otra cosa que no sea estar activamente con ellos, por ejemplo: dibujar, bailar, hacer puzzles, jugar físicamente con ellos, etc.

  • Cuando estoy cansada o quejica por un cúmulo de cosas o preocupaciones que tengo, hay algo que siempre me da resultados: vivir lento con mi hija.

Aquí te dejo el enlace al artículo donde hablaba de “Cómo conseguir vivir más lento”. 

Y más concretamente, cuando abrazo y beso a mi hija pienso que esto no estará para siempre, nada es para siempre y que más vale que lo disfrute estando totalmente presente con ella y consciente.

De esto último me he ido dando más cuenta cuando han ido desapareciendo personas realmente importantes de mi vida.

Estos días estoy pasándolos en una casita que era de mi abuela y con la que siempre veraneábamos toda la familia. Ahora mismo estoy escribiendo estas letras en el salón donde siempre me decía frases como: “hoy es domingo, no se trabaja” o “vais a ir a la playa?, hoy hace bueno” o “cómo come la niña, le gusta, ¿eh?”.

La noto más cercana que núnca, este lugar me da paz, me da tranquilidad. Me hace que los recuerdos se conviertan en tiempo de verdadera calma y disfrute, en tiempo de calidad.

Por eso, de las personas que sí tengo a mi alrededor y me importan las abrazo sabiendo que todo no es para siempre, y que por eso todo es tan especial.

Vivimos rodeados de abundancia, solamente tenemos que mirar con otros ojos la misma realidad.

Puedes escribirme a inma@inmagil.es para plantearme dudas o sugerencias.

Puedes también agendar una sesión gratuita de 45 minutos aquí.

Cuídate mucho, nos vemos en el próximo podcast para que encontrar tiempo para ti y para todo lo que te importa sea fácil.

Un abrazo

Inma

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *