Cómo conseguir que no se te escape nada para crear TRASCENDENCIA con la AGENDA DE CUARTA GENERACIÓN

Todos queremos que nuestro foco no decaiga. Todos queremos saber cómo tener perseverancia para conseguir nuestros mayores logros.

Simplemente porque es la forma de no despistarse con los ladrones del tiempo y conseguir aquello que anhelamos.

La verdad es que como me encanta el tiempo y todo aquello que lo rodea, he podido experimentar mucho y he hecho cosas que funcionan y cosas que no.

Ahora, después de 4 años de iniciarme en esta andadura emprendedora, sé perfectamente cómo no perder el foco para conseguir los resultados que busco.

Y me gustaría contártelo para que te ahorres tiempo en cosas que no funcionan y lo inviertas en desarrollar tu Agenda de Cuarta Generación.

Para que cuando te lances a crear una nueva vida con tu proyecto ilusionante, aunque tengas familia y un trabajo por cuenta ajena, no te retires a la primera de cambio.

#1 Aplica la 4ª generación de la organización personal

¿Te irías de viaje al Caribe 2 semanas, de hoy para mañana?

Aunque la tentación es grande, ¡yo no!

Tendrías que organizarte el trabajo, ver cuándo podrías cogerte esos días libres, el coste, vuelos y un largo etc.

Pues con la organización de tus días pasa lo mismo.

Si no te organizas con antelación, utilizas una agenda eficiente y pones las piedras grandes primero, tus días serán como irte de viaje al Caribe mañana mismo sin tener nada preparado.

Después de estar conociendo a grandes profesionales del mundo del crecimiento personal y profesional desde el año 2016 y sobre todo en el Master de Emprendedores que cursé de pensamientopositivo.org, me he dado cuenta que una de las grandes clave de cualquier persona de éxito, está en su agenda.

Ellos llevan una buenísima organización y se anticipan a su futuro.

Tienes que tener una agenda. Y mejor si es una Agenda de Cuarta Generación.

Cuando no tenemos agenda, tenemos un problema de foco y organización.

Una agenda te puede ayudar a controlar tus finanzas, a organizar largas tareas y a aprovechar más tu tiempo. Además, es una buena excusa para proponerte nuevas metas y marcarte plazos y objetivos.

Disfruta de tu día a día con un poco menos de estrés y un poco más de organización. 

¡Convierte a la agenda en tu gran aliada!

Tu agenda es el presupuesto de tu tiempo, la cesta de la compra vacía antes de que pasen las 8.760 horas que tiene un año, ¿con qué quieres llenar estas horas?

Steven Covey, referente mundial en la administración del tiempo, nos indica cuales son las cuatro generaciones en cuanto al modo en que administramos nuestro tiempo:

1.- En la PRIMERA GENERACIÓN, (1.970-1.980), no se utiliza la agenda, únicamente se elaboran listas de tareas pendientes. Con ellas tomas conciencia de lo que queda por hacer, lo haces y vas tachándolas o eliminándolas de estas listas, lo que siempre proporciona una sensación gratificante.

2.- En la SEGUNDA GENERACIÓN, (1.980-1.990), ya se utiliza la agenda. A todas las tareas de nuestra lista le indicamos fecha de realización, estamos distribuyendo el tiempo en tanto  y cuanto nos queda libre.

3.- En la TERCERA GENERACIÓN, (1.900-2.000), aparte de la utilización de la agenda, nos centramos en fijarnos objetivos, con sus plazos, organizamos con antelación una planificación diaria. Lo que hacemos aquí es ordenar la agenda de acuerdo a las prioridades.

¿Estás trabajando como alguna de estas generaciones? Pues espera que todavía queda la cuarta, es la más completa de todas y en la que trabajo desde que la conocí (Marzo de 2016):

4.- En la CUARTA GENERACIÓN, entra en juego las necesidades cambiantes, la espontaneidad en el modo de organizarnos y el desarrollo de las relaciones humanas. Ahora nos gestionamos y organizamos a nosotros mismos, antes gestionábamos y organizábamos el tiempo.

#2 Sitúate en el Cuadrante II

Y para comprender mejor esta cuarta generación, veamos la cuadrícula de Steven Covey donde diferencia 4 situaciones dependiendo de que tengas en tu vida, tareas importantes y/o urgentes:

Os presento la matriz de la administración del tiempo de Steven Covey:

CUADRANTE I: Aquellas tareas que son importantes y urgentes a la vez (ejemplo: cambiar el pañal a tu hijo). Es el cuadrante de la supervivencia: ¡hazlo ya!

CUADRANTE II: Aquellas tareas que son importantes pero no urgentes (ejemplo: formarte para ser mejor en algo en concreto). Es el cuadrante del liderazgo: planifícalo.

CUADRANTE III: Aquellas tareas que no son importantes pero sí urgentes (estamos apagando fuegos, ejemplo: un Informe que nos pidieron la semana pasada y lo hacemos una hora antes de cumplirse el plazo). Es el cuadrante del engaño: delégalo o planifícatelo con anterioridad para que se mantengan en tareas importantes y no lleguen a ser urgentes porque ya lo has conseguido terminar con antelación.

CUADRANTE IV: Son tareas que no son importantes ni urgentes (ejemplos: ver la TV, ir a sitios y estar con gente que no nos lleva a ninguna parte). Es el cuadrante del desperdicio: postérgalo o no lo hagas.

En tu Agenda de Cuarta Generación, la gran mayoría de tareas apuntadas deberían de estar en el Cuadrante II, aquellas que son Importantes no urgentes. 

¿Te gustan los cuentos? Te voy a contar el cuento del Leñador:

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en un aserradero. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; por lo tanto, el leñador se decidió practicar toda su experiencia.

El primer día al presentarse al capataz, éste le dio una sierra y le designó una zona de trabajo. El hombre entusiasmado salió al bosque y en un solo día cortó dieciocho árboles.

-Te felicito, le dijo el capataz; sigue así.

Animado por las palabras del capataz, decidió mejorar su propia marca, de tal modo que esa noche se fue a descansar bien temprano.

Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.

Triste por el poco rendimiento, pensó que tal vez debería descansar más tiempo así que esa noche decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levantó decidido a superar su marca de 18 árboles. Sin embargo, ese día sólo cortó diez.

Al día siguiente fueron siete, luego cinco, hasta que al fin de esa primera semana de trabajo sólo cortó dos. No podía entender qué le sucedía ya que físicamente se encontraba perfectamente, como el primer día.

Cansado y por respeto a quienes le habían ofrecido el trabajo, decidió presentar su renuncia, por lo que se dirigió al capataz al que le dijo:

-Señor, no sé qué me pasa, ni tampoco entiendo por qué he dejado de rendir en mi trabajo.

El capataz, un hombre muy sabio, le preguntó:

-¿Cuándo afilaste tu sierra la última vez?

-¿Afilar? Jamás lo he hecho, no tenía tiempo de afilar mi sierra, no podía perder tiempo en eso, estaba muy ocupado cortando árboles.

Parar a afilar la sierra

En el cuadrante II estás afilando la sierra, en tu agenda deberían de haber esas tareas que te permitan afilar la sierra, que te permitan crear transcendencia, que te permitan aprender y enfocarte para cumplir esos buenísimos objetivos que te has planteado para este nuevo año.

Si no la afilas, vas a acabar cansado y estresado y no vas a ser productivo.

Vamos tan centrados conduciendo, que no tenemos tiempo para echar gasolina.

Aquí te dejo una plantilla que, en su día, me sirvió de gran ayuda, para empezar a utilizar la Agenda de 4ª Generación, debes de definir lo siguiente:

1.- Tu misión, ¿Que querías ser de mayor cuando eras un niño? ¿Es ahora, en este preciso instante, quien quieres ser, la persona que soñaste convertirte? ¿Haces lo que siempre quisiste hacer?

Es imprescindible redactar tu MISIÓN PERSONAL (y PROFESIONAL) para reafirmar quien eres, para concentrar tu atención en tus objetivos. Las palabras que completan esta misión te debe de llenar de emoción y excitación.

2.- Tu Visión, es la imagen que tienes de ti mismo en el largo plazo, así descubrirás hacia dónde quieres dirigirte. Responde estas preguntas: ¿En quién te quieres convertir en el futuro? ¿Dónde te ves dentro de 5 años?

Esta visión tiene que ser realista, aunque también ambiciosa y soñadora, su función es guiarte y motivarte para conseguir que se haga realidad.

3.- Tu valor central, aquel valor que es tuyo y con el que siempre tomas las decisiones. ¿Qué valor te define? También es importante que lo indiques en tu agenda de cuarta generación para tenerlo presente día tras día.

4.- Los roles en los que quieres dedicarle tiempo dentro de tu agenda y de tu vida: padre, madre, compañero, hij@, tí@, amig@, emprendedor@… Establece, como mínimo, un objetivo anual para cada uno de estos roles.

5.- De estos objetivos anuales, divide cada uno de ellos en objetivos mensuales y de ahí en objetivos semanales para que se puedan cumplir y hacer realidad.

Si necesitas más información, te dejo estos enlaces que seguro te ayudarán:

Si intentas aplicar la Agenda de Cuarta Generación y tienes dudas, estaré encantada de ayudarte.

Empieza hoy a practicar la Agenda de Cuarta Generación y comprueba tú mismo todo lo que puedes conseguir.

Te veo en los comentarios.

Cuídate mucho.

Inma

2 comentarios
  1. Lorena
    Lorena Dice:

    Gracias Inma! toda la información que compartes, experiencias y herramientas son de gran valor. Yo estoy en un momento de cambios vitales y siento como organizar mi tiempo me está costando escalar una montaña. Empezaré a usar la Agencia de Cuarta Generación. Un abrazo!

    Responder
    • inmagil
      inmagil Dice:

      Gracias a ti Lorena por tu comentario. Todo es cuestión de foco y buenos hábitos, tanto emocionales como tangibles. Si necesitas ayuda, silba que yo acudo. Un abrazo muy fuerte. ¡Espero y deseo que todo te vaya bien campeona!

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *